jueves, 19 de marzo de 2009

Mick Jagger – Wandering Spirit (Stones Special #8)


De largo el mejor disco en solitario del cantante de los Stones. Recuerdo lo que me gustó este disco cuando salió, bien es verdad que ahora al escucharlo tras 5 o 6 años ignorándolo en la estantería no me parece tan excitante. Después de la debacle artística y comercial de sus dos insípidos primeros discos en solitario, que no parecían otra cosa que la banda sonora de fondo para reuniones y fiestas con sus amigos de la alta sociedad o para “clubes de moda”, Jagger se descolgó con un álbum más trascendente e introspectivo aunque ciertamente orientado comercialmente. Por lo menos se acabó llevar de guitarrista a Joe Satriani y sus poses de guitar hero!.

No contiene ninguna obra maestra PERO sí hay números realmente buenos que se podrían haber convertido en algo grande en manos de los Rollings al completo. “Out of focus” sabe a medio tiempo stone 70´s y “Evening gown” es una bonita balada en la línea clásica de Mick, también aparecen por fin piezas rocosas como “Mother of a man” y “Wired all night”y tenemos incluso una revisitación al pasado de la banda madre en la blusera canción que da título al disco y sobre todo en “Angel in my heart”, canción que retrotrae de inmediato a los tiempos con Brian Jones, gracias al clavicordio y los arreglos orquestales.

El disco está perjudicado por la producción, a la que menos contención, un poco de sonido orgánico y guitarras más naturales y presentes hubieran sentado muy bien. La ejecución de los músicos contratados para la ocasión (todos con mucha reputación) no deja de ser profesional, pero lógicamente no tiene el empaque de una banda. La frustración de Mick Jagger es no haber encontrado un nicho comercial para su obra en solitario, después de intentarlo con poses, formatos y estilos bien diferentes.