sábado, 12 de diciembre de 2009

The Buzzcocks - Singles Goin´ Steady

He aquí a una banda de verdad. Únicos, inimitables, lo suficientemente fugaces para haber evitado arder hasta consumirse, y al mismo tiempo lo suficientemente duraderos para haber creado algunas de las mejores canciones que mis oidos han tenido el privilegio de escuchar. The Buzzcocks, el pequeño grupo de rock´n´roll cuya imagen decoró durante un tiempo la cabecera de este blog, habitan en mi corazón desde el mismo momento en que me topé con “Ever fallen in love”... justo lo que quería escuchar, lo único capaz de calmar mi ansia adolescente de emociones puras en el filo de la navaja. Arrebato visceral y sentido, al final la canción se evapora en el aire tras una tormenta de emociones eléctricas... dios, que grandes.

Claramente por encima de etiquetas, esta banda ha dejado un puñado de canciones tan buenas como se puedan escribir, o al menos es la apreciación personal que tengo sobre los de Manchester. No se, siempre he sentido debilidad por bandas como los Buzzcocks, capaces de hacer ese tipo de aquitectura sencilla pero impactante, que te toca dentro de esa manera diferente, algo que ninguna gran estrella de la música puede conseguir.

Como leí una vez en alguna revista, esta es una de esas escasas recopilaciones con entidad propia. Me apropio de esta afirmación porque da en la diana de manera certera y al primer intento: en ningún momento te da la sensación de escuchar refritos, grandes éxitos o inconexos momentos estelares, el artefacto sobrevive fresco como una lechuga a través de los años. Inútil resaltar canciones por encima de otras, a esto hay que ponerle la aguja encima y punto.

Randy Newman "12 Songs"

Tengo la frustración de no haber compuesto el himno nacional de Albania: un país con más cabras que personas me hubiera inspirado una obra maestra”. Randy Newman dixit, genio y figurón inclasificable, incorruptible, incorrupto, incandescente. Las revistas musicales llenan páginas con el nuevo hype de turno mientras este hombrecillo navega desde hace décadas a través de la más pura ignorancia mediática... ninguna novedad, desgraciadamente. Otras luminarias del digamos underground han sufrido antes esta situación, pero puede que el señor Newman hasta la haya disfrutado.

¿Quién demonios es Randy Newman? Desde luego, no un cualquiera. No es Leonard Cohen, pero es mucho más divertido sin ser insustancial... no es Warren Zevon ni J. J. Cale pero se llevaría de puta madre con ellos... veamos... tampoco es Bob Dylan, pero a cambio está a salvo de falsos adoradores y gacetilleros sin que ello le impida componer monumentos a la música y a la palabra. Ya de coña, podríamos decir que no es Axl Rose, con lo cual no ha tenido que cambiarse de vestuario durante “Civil War”, pero está igual de chiflado!. Randy Newman es, pues, Randy Newman.

Este "12 songs" es tan bueno como al menos otros 4 discos de su discografía, en esta ocasión armado en torno a tres elementos básicos: su voz, su piano, y la guitarra de Ry Cooder. El título no engaña, y las doce piezas van yendo y viniendo como el que no quiere la cosa, una detrás de otra, algunas duran un suspiro, otras no, lo mismo la emprende con un blues que te deja literalmente pasmado y absorto con su versión de "Underneath the Harlem Moon". Y luego, aparte, las letras, que se merecerían un solo post... por favor que músico más grande.
159

jueves, 3 de diciembre de 2009

Herbie Hancock - Maiden Voyage

Maiden Voyage” es bello, es bonito... es un disco hermoso. Llegué a Herbie Hancock porque leí en algún lado que estaba muy influido por Bill Evans, uno de los contados jazzmen que llevo escuchando con cierta asiduidad desde digamos siempre. Este asunto me hace reflexionar sobre el hecho de que muchas veces uno descubre verdaderas maravillas por el simple hecho de ser curioso durante un minuto de su vida, o por tomarse la molestia de seguir una intuición.

Casi todos los discos del jazz moderno son de alguna forma “conceptuales”, bien de manera inconsciente porque los autores le estén dando vueltas a una idea, o bien de manera totalmente premeditada. El quinteto de Herbie despliega una premeditación inconsciente a la que resulta muy difícil resistirse, encima los señores tocan como los ángeles y todo el asunto raya en la perfección: los tempos, los cambios, los solos, las texturas y los timbres, el feeling, todo acojonante, con el océano y el mar abierto de fondo e inspiración, un viaje por el líquido elemento en sus versiones de calma y tempestad.

Tengo esta grabación en la categoría de aquellas que me gustan más cada vez que las escucho, como esos discos de J. J. Cale... en fin, ya me entendéis. Supongo que es por su equilibrio entre un jazz lírico y "accesible" y los recovecos del hard bop, como ninguno predomina siempre suena fresco y con toneladas de matices. Vaya discazo que se sacaron de la manga estos granujas.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

John Coltrane - Blue Train

La historia del jazz tumba por si sola cualquier teoría acerca de la superioridad racial blanca, y la discografía de John Coltrane en particular es una de las pruebas definitivas. El tipo tenia tanto jazz en las venas que hay que ir tomando su música en dosis, despacio, poco a poco, de lo contrario se corre el riesgo de quedar sobrepasado por el artista. Eso si, una vez que el veneno está inoculado, la adicción al señor Trane no tiene vuelta atrás sino escape hacia adelante, directo a consumir avidamente todo lo que dejó grabado este buen hombre.

Autor de INCUESTIONABLES obras capitales de la música como “Giant steps”, “A love supreme” y éste “Blue train”, John Coltrane es un fascinante sujeto que vivió en primera persona el nacimiento del jazz moderno y el reinado del bebop, mientras iba armando junto a otros compañeros de generación un lenguaje musical tan contundente como avanzado, profundo y absolutamente genial, el hard bop, para acabar construyendo su propio e inimitable mundo sonoro. Moderno en todo momento sin necesidad de tocar 200 notas y 50 florituras disonantes por segundo, al máximo de musicalidad y expresión.

Bien, no se si a los que soléis pasar por aquí os llama la atención todo este asunto, yo fui cayendo poco a poco, un año con dos o tres discos, otro con uno y otro con ninguno, no tengo más de 70 discos de este estilo... pero vaya si me gusta. Coño, es que es un verdadero placer coger un buen vinilo de jazz y ponerle la aguja encima... escuchar como el aire se inunda de música, como se impone en cada nota esa clase descomunal, por no hablar de la pasmante destreza instrumental. “Blue train”... qué grande. Joder, qué grande, desde el puto primer segundo con ese inmortal tema de introducción. El éxtasis.

martes, 1 de diciembre de 2009

Bill Evans Trio - Waltz For Debby


Junto a Bud Powell y Herbie Hancock, mi pianista preferido. La vertiente blanca del jazz, su componente europeo, aflora con claridad en las teclas de Bill Evans, y a pesar de sus ritmos bastantes complejos es acojonante lo bonita y fluida que es la música del primer trio realmente sólido e innovador del jazz. Con Davis grabó el capital "Kind of blue", donde hizo un trabajo impecable junto al astuto trompetista.

Grabado en vivo durante el último día de contrato con el club Village Vanguard de New York, "Waltz for Debby" es uno de esos clásicos de toda la vida, por encima del bien y del mal, un espejo donde se han mirado varias generaciones de músicos y seguro que lo seguirán haciendo. La recreación del tema "Milestones" es un jodido hit, los cabrones se salen.

Este trio mágico, se desharía solo diez días después de este show por culpa de un hachazo del destino: el contrabajista de 25 años Scott La Faro fallecía a causa de un accidente de automóvil, dando al traste con una carrera que prometía cotas de gran altura. Evans, impactado emocionalmente, no encontró nunca un sustituto a la altura del finado aunque antes de su propia desaparición (a causa de la adicción a la heroína y la cocaína) dejo tremendas obras para piano solo, como "Conversations With Myself", de obligada escucha.
156

domingo, 29 de noviembre de 2009

Jimmy Smith - The Sermon!

Diablos, un disco más grande que la puta vida. Hay que agradecer al combo Don Gardner And His Sonotones que pusiera a disposición del ex- niño prodigio Jimmy Smith un ejemplar de órgano Hammond B3 desde el primer día que pisó el local de ensayo. Cuando el chaval decidió volar en solitario, se las apañó de maravillas para incorporar el sonido y el groove del órgano al jazz de los últimos 50´s y primeros 60´s.

"The Sermon" es el típico disco de jazz que trasciende a su público natural, es fácil encontrarlo en cualquier discoteca de aficionados al blues, funk, rock´n´roll o simplemente a al música, y las razones son bastante obvias: Smith, Lee Morgan (cada día que pasa me gusta mas!), Curtis Fuller, Kenny Burrell, Tina Brooks, Eddi McFadden, Art Blakey (un dios!) y algún otro improvisando juntos, gloria bendita, maná celestial, esencias que se destapan atrapadas por el milagro del registro del sonido.

La sutileza en los cambios milimétricos de ritmo cada vez que los solistas se van turnando me sigue poniendo el vello de punta, especialmente en "Flamingo", memorable melodía del primer solista y memorable respuesta del resto de la banda. Y ahí, siempre presentes, las teclas del Sr. Smith, pura perfección sonora. El disco tiene tres temas que pasan volando, y eso que su duración es bastante respetable... alrededor de 20 minutos para el título homónimo!
Nunca tuve pensado poner jazz en mi blog, pero creo que voy a soltar otros dos o tres high numbers particulares por aquí, ¿por qué no?
155

lunes, 16 de noviembre de 2009

B. B. King - Completely Well


El éxito ha sonreido a Blues Boy King, quizás el único bluesman habitual en los medios desde la época dorada hasta nuestros días, lo mismo te lo encuentras en el domincal de La Vanguardia que en la cortinilla final del telediario de Matias Prats Jr. El 90% de la población mundial, al oir la palabra "blues" piensa en un orondo cantante negro a los mandos de una guitarra llamada "Lucille". Grammys y números uno, duetos, festivales, más duetos... sobre-exposición... pero como el mismo diria: "Alguien tiene que hacerlo, diablos!!"

Este trabajador incansable del blues sufre el estigma de ser el famoso y de no haber terminado sus días como músico en algún lugar olvidado de la mano de dios. Vamos, que no es cool... como si el tuviera la culpa, caramba. Escuchad este disco, escuchad a un tipo en la cima de su poderío vocal, escuchad cómo se toca la guitarra de blues y como debe sonar un disco: el nivel técnico de esta grabación es portentoso, tanto por parte de los músicos como por los ingenieros.

No creo que B.B. sea el rey del blues, más que nada porque estoy convencido que el rey del blues es el blues mismo, sus tumbas anónimas y sus tumbas de relumbrón, cualquier vieja guitarra en una casa de empeños o cualquier cabaña a la orilla del Mississippi. Inmemorial e inmortal en si mismo, como los números que se desgranan a lo largo de "Completely Well" : la contagiosa tonada incial, "So excited", el blues de texas en "You´re losin me", un imperturbable "Confessin´the blues", la chuleria sarcástica de "Cryin won´t help you now" y por supuesto la joya del disco, la increible y conmovedora "The thrill is gone"...
"La emoción se ha ido / la emoción se ha ido, muy lejos de mi... nena/Aunque siga estando vivo / se que estaré muy solo..." insuperable.
154

domingo, 15 de noviembre de 2009

Jason & The Scorchers - Lost And Found

Fusionar punk rock con honky tonk y country puede no resultar una muy buena idea asi, de primeras. Y más en mitad del mismísimo Nashville, Tennessee, a tiro de botella y patada en los huevos de miles de puristas que inundaban los clubes y sótanos donde la banda de Jason Ringenberg se fogueaba al inicio de su carrera allá por 1984. De la experiencia salieron vivos y coleando, y no por casualidad: tenian la actitud, la fuerza vital, un cantante desmadrado y un guitarrista lo suficientemente definitivo y talentoso como para tocar con alma un jubiloso hard-punk-rock impregnado de tradición country sin resultar un jodido mamón.

Si, luego han venido muchos reinventando la pólvora con mayor o menor fortuna (con Supersuckers a la cabeza, todavía mis ojos no han visto los dos nombres escritos juntos en la clarividente prensa española...) pero amigos, sólo unos tipos llamados Jason And The Scorchers nos legaron para la posteridad los primeros trallazos del asunto, "White lies", "If money talks" o "Change the tune" enlatadas junto a bonitas melodias country como "Far behind".

Jason y sus muchachos esperaron algunos años al productor que los hiciera grandes, pero este nunca llegó. Parece que su rabia, sus conciertos incendiarios y el magnetismo del cantante y del guitarrista no fueron suficiente para que algún tipo dotado para los controles se fijara en ellos, con la consecuencia que el grupo nunca explotó su tremendo potencial. Desde luego siguen vivos para muchos tipos como yo, en mi caso jamás olvidaré además mis primerizas escapadas adolescentes y nocturnas mientras atronaba este disco en nuestro pub favorito. Los Scorchers tienen el honor, junto a Jimi Hendrix, de haber facturado de lejos las mejores versiones sobre temas de Bob Dylan, y si no me creeis meterle mano a este soberbio "Absolutely Sweet Marie" que nos dejaron para la posteridad. Ese "Where are you tonight ?!!" no tiene precio !!!

Big Boss Man - Humanize

And the winner is... Big Boss Man, una banda inapelable, los amos de un concepto cuasi extraño en nuestros días: hammond desatado, heavy soul, beat, funk, algo de boogaloo y latin, algo de fuzz y algo de espíritu Mose Allison... explosivos shows, tormentas de groove que se abaten sobre la audiencia, rituales que devuelven a la vida, en todo su esplendor, sonidos que un puñado de fieles alrededor del mundo se resisten a enterrar.

Al servicio de celebraciones tan antiguas como la propia humanidad, esta música de ritmo hipnótico e inicíatico incita a abandonarse a la danza y al hedonismo, al placer y a la sensualidad.
El primer disco de la banda del señor Nasser Bouzida es hasta la fecha el más potente y descarnado, sin perder cierta sofistificación, inevitable por otra parte teniendo en cuenta la técnica maestra de este amo de los teclados.

Creo que todo lo que podéis encontrar por aquí ya está explicado, ahora dejad que las palabras se hagan sonido, conectad vuestro reproductor, subid el volumen y dejad que "Humanize" se haga presente, dejad que esta música imperecedera os proporcione un fantástico y soleado día de domingo, o un mágico tiempo nocturno según sea el caso.
152

domingo, 8 de noviembre de 2009

Cinnamon Girl


Seguro que como yo, muchos de vosotros habéis pasado noches enteras soñando películas o atrapando la luz de la luna junto a alguien, incluso es posible que diez saxofones de plata y un bajista con pajarita estuviesen por ahí, encadenando hermosas melodias. Seguro que entonces, en algún momento, deseastéis pasar el resto de vuestra vida con ella, o con él.
Demasiado pronto, demasiado, se ha ida una de las nuestras....

,,,

I wanna live with a cinnamon girl / I could be happy the rest of my life
With a cinnamon girl.
A dreamer of pictures I run in the night / You see us together,chasing the moonlight,
My cinnamon girl.
Ten silver saxes, a bass with a bow / The drummer relaxesand waits between shows
For his cinnamon girl.
A dreamer of pictures I run in the night / You see us together,chasing the moonlight,
My cinnamon girl.
Pa sent me money now
I'm gonna make it somehow
I need another chance
You see your baby loves to dance
Yeah...yeah...yeah.

lunes, 26 de octubre de 2009

V/A - Up On The Beat

Hoy regresaba del trabajo escuchando esta compilación de la KENT y me he dado cuenta de que apenas hay soul en mi blog, y diablos, es una música que me hace perder la cabeza! Adoro este sonido dulce, lúdico, lúbrico, vital y apolíneo, ideal para bailar hasta el amanecer, ideal también para alimentar los más dulces anhelos.

El invento se coció durante una era de pura magia, que elevó a la música a niveles a los que quizás no vuelva. Es increíble todo lo que sucedió cada año de la década de los 60´s, la cantidad de músicos inspirados y obras maestras que dio cada mes de cada puto año, o como cambiaba el panorama de 1966 al 67, por ejemplo. Y el soul no fue una excepción, amigos.

Como típica compilación kentiana, este "Up on the beat" contiene un poco de todo, con el común denominador del práctico desconocimiento que tiene la humanidad de casi toda la plana de artistas que se dan cita en sus surcos. No faltan las clásicas píldoras soul rompe-piernas, en este caso a cargo de Herb Johnson y su "I´m so glad" y el matador, letal "I´ll bet you" de Billy Butler; tenemos la clase suprema de las voces femeninas de Emma Franklin en "Gotta find me a lover" y la inicial y fantástica "Shing-a-ling" de las Cooperattes, el soul sofisticado de Demures en "Raining teardrops", un par de fantásticos números de Jackie Wilson e incluso un instrumental ensoñador de aupa, "California Montage", a la mayor gloria de Young-Holt Unlimited. Y mucho más.

sábado, 24 de octubre de 2009

OWL - Of Wondrous Legend

Stephen Titra fundó la banda O.W.L. en el Chicago del año 1968 después de abandonar a la jam-band Mountain Bus, pero no fue hasta el año 1971 que decidieron meterse en el estudio. A lo largo de 6 meses fueron haciendo un impecable trabajo de orfebrería folkie, de tintes ácidos y barroquizantes. Las copias de test que se editaron causaron una profunda impresión en todo aquel que las escuchó y sin embargo ninguna compañía decidió editar el disco.

Tuvieron que pasar ni más ni menos que 35 largos años hasta que alguien encontró una de estas copias en un cajón de una tienda de empeños de la misma ciudad, y tras una brillante remasterización, rescató esta obra maestra de su terrible condena. El catálogo de músicas que destila Titra van desde antiquísimos sones renacentistas hasta el folk británico más místico, estableciendo bastantes puntos en común con Pearls Before Swine, grupo venerado en esta casa.

Este disco me lo encontré dando un paseo por The Lake Band, recomendadísimo hogar de los amigos Resba & Cacu, plagado de buen gusto y obras maestras, donde hemos coincidimos con bastantes bandas y albums. Ahora que la climatología invita al recogimiento, es un momento perfecto para escuchar con calma esta gema, y apreciar en toda su extensión la segunda vida que el destinó ha deparado para maravillosas piezas como "Be alive", "Dawn of Albion", "Renaissance and rococo" o "Salvation blues".
150

jueves, 22 de octubre de 2009

Les Baxter - Hell´s Belles Soundtrack

" Hell´s Belles" es sin duda una de las definitvas bandas sonoras que se han grabado nunca, y Les Baxter uno de los grandes del oficio imitado tantas veces que necesitariamos una calculadora atómica para llevar la cuenta. Capaz de componer unas alucinantes suites orquestales por la mañana, escribir por la tarde el score de "El Péndulo de la Muerte" para Roger Corman, y por la noche dedicarse a la música de toda una peli de bikers satánicos drogados... maldición!
.
Este disco es solo una pequeñísima muestra de la capacidad musical del señor Baxter, si uno se sumerge en su obra puede llegar al éxtasis del lounge y el exotismo, del soul-funk y casi de cualquier cosa que tocaran las manos de este fenómeno, un compositor producto de la era de las Big Bands que supo adaptarse como pocos al lenguaje cinematográfico
.
Este score, por si mismo, define toda la fanfarria sonora propia de las pelis de blaxpoitation, Serie-B o llámelo usted como quiera, con la diferencia de que este es el producto original y natural, de propiedades alquímicas y de dimensiones homéricas. En mi casa ha dormido siempre junto a mis favoritos del género, "Vampyros Lesbos", "Wild Angels" y las obras maestras de Schifrin y Mancini. No lo olvidéis, la vida puede ser maravillosa !

viernes, 16 de octubre de 2009

V/A - Sin Alley Vol. 1

Bueno, bueno, la verdad es que el tiempo hace milagros. Durante un buen puñado de años de mi vida, denosté con todas mis fuerzas el género rockabilly y a sus representantes. La verdad es que los seguidores patrios de Johnny Burnette y compañía no ayudaban mucho a que tuviera el mínimo respeto por esta música, de puro subnormales que eran o me lo parecían. Pero resulta que había "otros" rockabillys que estos zopencos ni conocían.
.
Ya he hecho las paces con los tupés, supongo. Como siempre me gustaron los Cramps, un buen día me tomé la molestía de investigar un poco de sus raíces y me topé con esta serie, "Sin Alley", escuché algo de los 3 volúmenes en la tienda y me los traje para casa. Sonido salvaje sin el menor asomo de pulimento, canciones de dos minutos y poco, voces con eco, desenfreno instrumental, inmediatez, artistas absolutamente desconocidos, letras locas sobre marcianos, científicos locos, asesinos, mujeres satánicas...
.
Auténticos killerhits como Danny Dell & The Trends y su "Froggy", Mel McGonnigle y el trueno rítmico de "Rattle Shakin' Mama", el blues rockabilizado y psicótico "TV mama" de Frantics Four (una canción de amor a un aparato de televisión!!!) o el explícito "Homicide" de Myron Lee & The Caddies no deberían pasar desapercibidos para los amantes de la música rock. Nada, os dejo con esta ración de cuchillos y sangre en blanco y negro.

sábado, 10 de octubre de 2009

The Dogs D´Amour - Errol Flynn


Hoy nos vestimos de gala en Warehouse Of Rock. Sacamos las ropas mas lucidas del armario y ponemos nuestra mejor pose ante su presencia porque hoy nos visita la genuina realeza del rock británico: damas y caballeros, hagan sonar sus botellas de Jack Daniels... después de habérselas bebido, por favor.

Aquí tenemos la exquisita imperfección de los Dogs, amos absolutos del sonido bastardo y serios practicantes del dandysmo más genuino, una banda a la que es tan fácil venderles el alma por un par de canciones como amarlos hasta la muerte. Nunca tengo suficiente, siempre necesito otra canción más, otra historia desdichada, otra celebración y otro rock´n´roll, y ahora necesito todo esto más que nunca.


¿Algo sobre "Errol Flynn"? Bien.. ¿Qué puedo decir si ya en el primer estribillo Tyla canta de esa manera "..how could anyone fall for a drunk like me", y que después te desarma completamente con la segunda canción, ese diamante de tres minutos llamado "Goddess from the gutter"? No puedes pemanecer impasible sin conmoverte, no al menos que estés acabado, porque si esto te parece poco luego sonarán "Hurricane", "Satellite kid" (dios !!), "Trail of tears", "Errol Flynn" o "Prettiest girl in the world".
147

Midnight Oil - Blue Sky Mining

El disco comienza con un pequeño lamento de guitarra, una leve figura de órgano y una armónica describiendo una tonada que parece salir de lo más profundo del dolor. Vamos muchacho, cántale las cuarenta a esa raza despreciable...pocas veces resultó tan digno y tan bello soltarle en pleno careto a tanto malnacido explotador una canción como "Blue sky mine"... "si trabajo todo el día en la mina de cielo azul habrá comida en la mesa esta noche" cantan resignados... o no?

Midnight Oil nunca ocultaron su activísimo político y su verdadero compromiso con la clase obrera, como tampoco ocultaron su talento para hacer canciones con feeling y garra, con unas fantásticas guitarras que posan un pie en los Byrds y otro en las aguas de George Harrison. Este es uno de los grandes discos de su género y de su época, donde hay tiempo para todo, desde canciones que piden ser coreadas a pleno pulmón a pequeñas historias privadas o viajes por las montañas de Birmania.

Australia tiene la suerte de tener al cantante de esta banda, Peter Garret, como Ministro de Ambiente, Cultura y Artes, mientras nosotros tenemos a unos estúpidos funcionarios en su lugar, incapaces de escribir incluso en sueños algo esperanzador y semejante a "Blue sky mine".
"Si la Compañía Minera no quiere venir a rescatarme/ si la Compañía Refinadora de Azúcar no quiere salvarme... ¿Quien va a hacerlo?/ Bien, no hay nada que temer / Al final la lluvia caerá / dejando limpias las calles de la Ciudad del Cielo Azul."
146

domingo, 4 de octubre de 2009

Nick Drake - Pink Moon

Nick Drake acabó desencantado, de alguna forma, con sus dos (exuberantes) albumes anteriores, convencido de que sobraban instrumentos y arreglos. De modo que un buen día agarró su guitarra, probó tres o cuatro afinaciones, le dijo al técnico que registrara su voz justo como sonaba en la sala y dejó para la posteridad "Pink moon".

La intimidad que transmite este disco es sobrenatural, al igual que la capacidad de sobrecoger al oyente con pequeñas sinfonías ejecutadas en la guitarra mientras la voz absoluta de Drake desgrana, sin misericordia, historias sobre lunas rosas que vienen a atraparte, sobre desencanto y desarraigo. Pero también y muy importante, durante las últimas canciones hay un canto al renacer, a la luz de un nuevo día tras la oscuridad de la noche. Nick se sintió un extraño en este mundo, y sin embargo exhudaba vida por cada átomo de su cuerpo, en una dramática emulación de su propia música.

Y bueno, un 25 de Noviembre de 1974 se nos fue con sólo 26 años. Sobredosis de antidepresivos, casual o no la verdad es que el vacio que dejó es igual de doloroso. De haber superado ese maldito bache, personajes tan dispares como Paul Weller, Robert Smith o los Black Crowes se podrían referir en presente a aquel chico que tanto les inspiró y enseñó, cuando se deshacen en elogios sobre su música.
145

sábado, 3 de octubre de 2009

Kiss - Dressed To Kill

Los Kiss, capturados justo antes de convertirse en una maquinaria planetaria de rock´n´roll. Ya conocéis la historia, luego vendría la edición del "Alive I", la primera gira europea y la ocupación por derecho propio del trono del rock espectacular para masas sedientas de sensaciones. Creo que a un paso del 2010 nadie a logrado arrebatarles la corona, no por el tamaño de los fuegos artificiales, sino porque nadie tiene ni sus canciones ni su carisma.

Fusionando los conceptos de Alice Cooper y New York Dolls, nuestros maquillados amigos parieron un grupo de rock como la copa de un pino, una banda de colmillos afilados, de una imagen contundente e inapelable... vamos, que te cogías una carpeta de cualquier disco y lo flipabas: un vampiro, un felino, un ser espacial y un hijo de las estrellas, con esa música de fondo!
Era ir a la bandeja de la tienda y no sabías cual llevarte! Por no hablar de VERLOS en la TV.

"Dressed to kill" es uno de mis 6 o 7 favoritos de Kiss. En la discografía de los neoyorkinos hay donde elegir, desde luego, pero me gusta tanto "Rock´n´roll all nite" que me quedo con éste, y con el habitual e impecable trabajo vocal de Simmons y Stanley, la lección de guitarra rockera de Ace Frehley (uno de mis héroes) y el swing de Peter Criss.
144

domingo, 27 de septiembre de 2009

Lou Reed - Berlin

Podría haberse llamado "Another side of Lou Reed". Directamente del rock vistoso y lentejueril de "Transformer" a la conceptualidad macabra sin pasar por la casilla de salida, directo a un paraje de profunda desolación y desesperanza. Amiguito, no hay nada divertido en las historias de almas a la deriva, y si además te lo cuenta Lou Reed puedes resultar herido en la tuya para siempre.

Compré "Berlín" sin haber leído apenas nada sobre él, y cuando por fin le puse la aguja encima no pude aguantar la tristeza de las canciones. No es que no me gustaran, es que no podía defenderme de ellas... demasiado joven. No estaba preparado para tras "Berlin" sonara "Lady day", y ni mucho menos para que a esta le sucediera "Men of good fortune" y el dolor de las vidas arrastradas por las drogas se hiciera real. A duras penas aguanté "Caroline says", y solo escuché los primeros compases de "How do you think it feels" antes de apagar el equipo y largarme de la sala.

Si antes de estas canciones hubiera escuchado "The kids", o hubiera conseguido llegar hasta ella, estoy seguro que me hubiera deshecho de este disco. No hubiera podido soportar los gritos de los niños llamando a su madre junkie en mitad de las palabras de Reed. Hoy en día, "Berlín" es uno de mis discos favoritos, por su poesía y por su pureza, y me encanta oírlo de un tirón, pero no olvido que este cabrón me hizo mucho daño.
143

sábado, 26 de septiembre de 2009

Nico - Chelsea Girl

Pensaba que el texto de la entrada sobre Nico me iba a salir del tirón, y mira por donde llevo dos horas arriba y abajo. Tio, resulta que no es fácil hablar de Christa Päffgen. Podría empezar citando varias obviedades, resumidas en el hecho de que fue una mujer con un poder de seducción brutal. Y podría acabar negando con vehemencia que Nico fuera una persona fria, creo que su forma de cantar era precisamente su forma de ser extrañamente cálida.

Ningún ser frio podría transmitir absolutamente nada de lo que "Chelsea girl" tiene. El registro de voz de Nico se muestra en todo su esplendor, desde las notas más bajas exhaladas con absoluta dulzura y pérdida, hasta los increible medios capaces de cortar el aire como un cuchillo. La voz es aquí la protagonista, por encima incluso de la extraordinaria calidad de las canciones que compusieron para ella desde Bob Dylan a Jackson Browne, pasando por Cale, Reed y Morrison.

El disco vió la luz durante el año 1966, pero no suena absolutamente a nada editado en aquel año, ni siquiera la portada tiene nada que ver con el artwork al uso de felicidad pop y colores pastel. Curiosamente ella nunca escuchó esta grabación después de la primera vez: había pedido bateria y más guitarras y no le hicieron caso, así que se enfadó de verdad con este disco. Descanse en paz.
142

domingo, 20 de septiembre de 2009

The New Christs - We Got This!

The New Christs. La banda que montó Rob Younger tras la defenestración de Radio Birdman es catalogada como punk por todas partes, sin embargo, han trascendido ampliamente a la etiqueta del imperdible. Tanto, que creo que lo que pasa aquí es que se confunden las señas de identidad del rock australiano con los puntos en común entre las dos músicas.

Acaban de editar un increíble disco, "Gloria", y aparte de "We got this !" también tienen en su haber otra joya llamada "Distemper", al igual que el resto de su seductora discografía cocinados a la manera aussie, con brío y corazón, borrachos de garage, power-pop y rock´n´roll.

A esta banda la descubrí tarde, y sin embargo parece que han estado conmigo desde siempre. Probablemente esta banda no fuera creada concretamente para salvar el rock, pero no andan muy lejos de este propósito inconsciente: siempre es un placer escuchar la música de una banda que vive y respira, es emocionante sentir el latido de sus corazones y celebrar el espíritu con que han construido su carrera.
141

sábado, 19 de septiembre de 2009

Me han dao un premio!

Mi amigo de allende los mares, Mr. Psicodelia Pura me ha entregado ni más ni menos que un premio al esfuerzo personal. Como viene de él, lo recojo y le agradezco mucho que me distinga de esta manera, ya que su blog fue uno de los dos o tres que me inspiraron y alentaron para montar el mio.
Ahora tengo que premiar yo a otros blogs.... en estricto orden aleatorio....no habrá sorpresas porque ya están en mis favoritos!
*Austin Is Delicious
*PAULAMULE
*ROCKLAND
*El Signo de los Tiempos
*Sammy plays dirty
*PETERPSYCH
*EL TORREÓN
*The Lake Band
*WOODY JAGGER

El blog del Enano, castigao porque lleva una eternidad sin poner nada.
A los brillantes ganadores, les informo de que pueden hacer uso de estas pequeñas normas:

1.Al recibir el Premio, se ha de escribir un post mostrandolo y se ha de citar el nombre del blog o web que te lo regala y enlazarlo al post de ese blog o web que te nombra ganador.
2.Elegir un mínimo de 5 blogs que creas que brillan por su temática y/o su diseño. Escribir sus nombres y los enlaces a ellos. Avisarles de que han sido premiados con el "Premio al esfuerzo personal". Para que lo recojan.
3.Opcional. Exhibir el Premio.

The Pogues - If I Should Fall From Grace With God

If I should fall from grace with god / Where no doctor can relieve me / If Im buried neath the sod / But the angels wont receive me... la primera en la frente, chaval. Los irlandeses se presentan en la primera frase del primer tema tal cuan son: unos bardos indisciplinados que solo pueden encontrar redención en la música y alivio espiritual en una taberna.
.
Esta obra de arte vio la luz tras el altamente recomendable "Rum, Sodomy, and the Lash", producido por Elvis Costello, pero está claro que ahora sonaban más brillantes, mejor, y más poderosos, sin perder un ápice de la esencia que los hacía especiales ni de la herencia musical irlandesa que llevaban a las espaldas.
.
La música de los Pogues es grande. Shane McGowan es un gran escritor. El resultado es maravilloso. Escuchen la majestuosa canción titular, la imposible mezcla oriental de "Turkish song of the damned", la pura belleza de "Fairytale of New York", las reflexiones políticas y sin embargo profundamente emotivas de "Streets of sorrow/Birmingham six" (prohibida en Inglaterra), por supuesto la hilarante "Fiesta", y escuchen también la infame historia de un apostador en "Bottle of smoke". Sólo en Irlanda hay caballos de carreras que se llaman "Bote de humo".
140

domingo, 6 de septiembre de 2009

Status Quo - Hello!

Muchos no le prestan atención a esta banda. Pero seguro que los que los han visto alguna vez en escena, por el contrario, solo pueden respetarlos. Sin ir más lejos, los que vimos cómo se comían vivos y por los pies a los Purple y a los Cheap Trick no hace demasiado en cierto festival, seguimos celebrándolo.

"Hello" fue el primer disco de los Quo que cayó en mis manos, y no hizo otra cosa que afianzar mi fe en el rock´n´roll. Desde entonces conservo la pasión por este tipo de boogie, y la admiración por toda banda que exhiba una sala de máquinas funcionando como los amigos Rossi y Parfitt, sacudiendo el yunque con alegría y convicción. En realidad, no es fácil hacerlo tan bien !!!

Está claro que este grupo es básicamente conocido por su machacón 4/4, pero si uno se toma la molestia de bucear por su discografía, aparte de sus efervescencias psicodélicas iniciales, encontrará incluso gratas sorpresas como "Claudie" o "And it´s better now", incluidas aquí y que muestran la justa dimensión de esta banda. Después de "Hello" supieron continuar con clase en discazos como "Quo", "On the level" o "Blue for you", de esos que se disfrutan a todo volumen. Mi memoria, eso si, es bastante selectiva, y prefiere no recordar asuntos AOR posteriores.
139

Mose Allison - The Best Of

Mose Allison nunca descabalgó de la frontera entre el blues y el jazz. Quizás el tipo sea el más fascinante ejemplo de eslabón entre ambas músicas negras, lo cual no está mal para un gentleman blanco nacido, eso si, en pleno Delta del Mississippi allá por el año 1927. Y sigue vivo!.

La sofisticación de su música, su ritmo, arreglos y sonido de piano, volvió literalmente locos a los modernos muchachitos londinenses que pasaban madrugadas enteras al son de sus canciones entre anfetaminas y alcohol en los primeros clubes mods. Los Who versionearon su "Young man blues", Mayall y Blue Cheer hicieron lo propio con "Parchman farm", The Clash, Eric Clapton, the Yardbirds y Elvis Costello también le han rendido pleitesía, e incluso Van Morrison ha grabado un disco solo con canciones de Mr. Allison.

Y si su música es grande, echad un vistazo a sus letras y a su forma de cantar. Hablar de influencia decisiva es quedarse corto, maestro de la ironía y del humor negro al que Ray Davies le debe el chispazo que puso a trabajar su creatividad. Aquí lo tenemos en un grandes éxitos que abarca la década 62-72, y aunque no soy muy amigo de estos inventos, haremos una excepción por la consistencia del artefacto. Ya lo dijo Pete Townsend: "The man’s voice was heaven. So cool, so decisively hip... Mose was my man. I felt him to be the epitome of restrained screaming power.". Mose tiene la marca de los inimitables.
138

sábado, 5 de septiembre de 2009

The Young Rascals - Groovin´

Un grupo en serio peligro de olvido, y eso que la suprema mezcla de soul, pop y garage de estos chicos blancos de New Jersey tiene la misma consistencia que una mole de granito y la misma clase y distinción de un Marvin Gaye. Comandados por los cantantes Eddie Brigatti y Félix Papalardi, además encargado de los exquisitos teclados (una especie de Smokey Robinson no-aflautado con brutales registros medios), los Rascals dejaron de ser una banda terrenal el dia que "Groovin´" se puso a la venta.

El torrente de melodia en piezas maestras como "A girl like you", "How can I be sure", "It´s love" o por supuesto del fogonazo soulful de "Groovin´" es simplemente apabullante, una trampa de canciones en apariencia inofensivas intercaladas con robustos aldabonazos de puro garage y rhythm´n´blues igualmente inapelables, que los Rascals recuperaban de sus primeros tiempos.

Progresivamente comprometidos con asuntos raciales y sociales, llegaron incluso a negarse a tocar en televisión y a exigir el mismo número de público negro que blanco en sus shows, asuntos que les acarrearian problemas en algunos estados y ambientes. Definitivamente una de las joyas de la música americana. Muy grandes.
"Life would be ecstasy, you and me endlessly ... Groovin' ... on a Sunday afternoon ..."

jueves, 2 de julio de 2009

Atomic Rooster - Death Walks Behind You


Un absoluto y semi-desconocido hito del hard rock psychoprogresivo, infravalorado y perdido entre las nieblas del tiempo. El segundo disco de la banda del teclista Vincent Crane es, probablemente, el album más equilibrado y techo creativo de toda la carrera de los Atomic Rooster.

Poco antes de la grabación de este disco, Carl Parlmer se había largado junto a Keith Emerson y Greg Lake para montar una de las bandas más innecesarias de la historia de la música popular, dejando paso al baterista Paul Hammond y a su conexión cerebral directa con la mente de Crane y los dedos del guitarrista John Du Cann. Los momentos en los que el groove del trio se desata son numerosos, con estados próximos a la más pura y exaltada erupción psicodélica.

La intro de pesadilla del primer tema, "Death walks behind you", oscura y escalofriante, da paso a un glorioso y pétreo riff de blues torturado a base de latigazos de Hammond y piano doblados por la guitarra, y no es la única canción bien armada: tremendo riff también para "Sleeping for years", "Gershatzer" o "Tomorrow night" e increíbles desarrollos y ambientes para "Nobody else" o "I can´t take no more", estas dos las mejores interpretaciones vocales de Du Cann. De propina dos singles básicos e infaltables de la banda, "Devil´s answer" y "Friday the 13th", cortesía de la casa.
136


sábado, 20 de junio de 2009

Joey Heatherton – Album

Joey Heatherton es una chica, concretamente de Long Island. Fue la fantasía húmeda de todo aquel norteamericano de entre 14 y 99 años que viviera en los Estados Unidos de la década de los 60´s y principios de los 70´s. Además de una cara bonita y un cuerpo absolutamente espectacular, la Heatherton estaba bastante dotada para la danza, el canto y la actuación.

No paró de salir en la tv durante la década de los 60´s, lo mismo en series que en programas de la más diversa índole, incluidas por supuesto emisiones clásicas de la pantalla pequeña como Tonight Show o el espacio de Ed Sullivan, aunque fue especialmente prolífica en los show de Dino Martin y Bob Hope. Al mismo tiempo no dejó de actuar en teatros y espectáculos musicales.

Teniendo como compinches a Martin, Sinatra o Sammy Davis Jr os podéis imaginar hacia dónde apunta la nena, aunque no solo el “sonido Las Vegas” es el material principal del que se nutre el único L.P. publicado por la dulce Joey, edición que recoge los singles que grabó. Esta pequeña joya es una suerte de soul-pop blanco orquestal con chica crooner al frente, en el que le mete mano a varios standards de la talla de “Gone” o “Someone to watch over me” o incluso el “God only knows” de los chicos de Brian Wilson. Simply irresitible.
135

lunes, 15 de junio de 2009

Jimmy Dawkins – Fast Fingers

El blues de Jimmy Dawkins es negro y duro, y al mismo tiempo sofisticado. Ya desde la inicial “It serves me right to suffer”, la excelente y brillante técnica de Dawkins se extiende por los surcos de su debut discográfico para no parar hasta la última nota de la última canción, y por el camino nos deja uno de los discos de blues definitivos de finales de los años sesenta.

Grabado para el sello Delmark en el año 1969, “Fast fingers” fue la primera grabación titular a cargo de Mr. Dawkins, rodeado para la ocasión de varios de sus compinches en otras aventuras y escenarios, como Eddie Shaw y Mighty Joe Young. Tanto antes como después, en diferentes intervalos, puso su guitarra al servicio de otros músicos dejando numerosas muestras de garra y estilo en otras tantas grabaciones y shows, la mayoría simplemente fabulosas (por ejemplo el bárbaro “Live in Japan” de Otis Rush, canela en rama).

Este “Fast fingers” fue una debilidad personal desde que lo compré, y cada maldita vez que le pongo la aguja encima me gusta todavía más. La vertiente de blues que encara este disco, esos aromas destilados sabiamente a la manera de, en cierto sentido, Albert King o Albert Collins, me toca bastante la fibra. Parece que Dawkins llegó al mismo sitio que ellos cogiendo un tren diferente, cargado con más kilos y suciedad. Incluso tenemos ocasionales apuntes del ritmo “diddleyiano” y algún que otro corte alfombrado de Hammond B3. Un gran disco de blues.
134

viernes, 12 de junio de 2009

The Dead Boys – Young, Loud & Snotty

El desaparecido Stiv Bators compartió piso en Nueva York con Michael Monroe y Johnny Thunders. No creo que ninguna persona vuelva a ser normal después de semejante experiencia, y desde luego Bators no fue una excepción. Llegado desde su Cleveland natal a la ciudad de los rascacielos, al conocer la escena punk de primera mano le faltó tiempo para llamar a los compañeros de su antigua banda, Frankenstein, rebautizados para la ocasión como The Dead Boys.

Hijos directos del CBGB, donde Stiv se hizo leyenda debido a su nihilismo militante y autolesionante, el dueño del club fue quien les encaminó hacia su primer contrato discográfico. El resultado, “Young, loud & snotty” es toda una sobredosis de emocionante rock and roll que exhibe sin complejos una cierta falta de destreza instrumental, sustituida por la más pura visceralidad y por unos tremendos guitarrazos que se hunden en el rock de garaje de los sesenta vuelto a la vida en pleno 1977.

Los Dead Boys no eran unos punkos cualquiera, estaban mucho más cerca de Thunders o Stooges y de ellos aprendieron a no empañar el rock´n´roll con exceso de mensaje y la importancia de un buen y bonito estribillo. Dejaron para la posteridad un buen puñado de himnos imperecederos, chulos y rabiosos, y muy bien armados, como “Sonic reducer”, “What love is”, “All this and more” o “I need lunch”. Chetah Chrome no es Van Halen ni Bators es Coverdale, pero a letales no les gana nadie.
133

martes, 9 de junio de 2009

AC/DC - El Martillo Y El Yunque (Barcelona 07/06/2009)

Siempre he pensado que AC/DC es la mejor banda de rock de la historia, nunca tuve dudas existenciales al respecto. Porque ninguna otra banda me ha dado tanto, en esencia. Resulta emocionante cómo pueden acelerar mi corazón aún hoy en día, y cómo solo hace 48 horas que esta banda me llevó por enésima vez a un estado físico y mental próximo al paroxismo teenager.

Al Olimpic llegamos tempranito mi cuñado y yo, como dios manda. No puedo entender que alguien quiera llegar con la hora pegada en el culo a un evento semejante, a mi me pasan los años y sigo con la misma inquietud por saborear un show cual enano ante una veta recién descubierta. Después de zamparnos el bocadillo de rigor y las primeras cervezas, nos pusimos a la cola unas dos horas antes de la apertura de puertas. La conversación de lo más animada, mientras el sol quemaba nuestros caretos y brazos sin darnos puta cuenta. Ya voy por el tercer tubo de crema hidratante. El cabrón argentino que vendía birras a domicilio solo se acercó una vez a nuestra posición (nunca están cuando se les necesita) con lo cual nos tocó bajar hasta el puesto de la fachada por turnos unas cuatro veces más.

Una vez dentro, a correr para pillar un sitio decente. No acabamos mal, primera fila de pasarela a escasos diez metros del escenario. No me prodigué haciendo fotos porque yo habia ido a ver a los AC/DC, casi todas las que hice las tenéis a la vista. Mientras se desarrollaba la tarde, seguiamos bebiendo de la poca birra que llegaba a nuestras manos y entablando amistad con la peña de alrededores, en este caso unos galegos auténticos rockers muy salaos y una simpática vasca y sus amigos. Justo delante teniamos a unos trogloditas de Cerdeña, independentistas sardos ellos, maleducados y gritones de huevos. Durante el show de AC/DC, le clavé el codo entre las costillas a uno con todas mis fuerzas y el cabrón no se movió ni un centímetro... el hijoputa debía ir cocidísimo, señores. Los teloneros bien, Lilith sin apenas potencia de sonido pero subidísimos de actitud, sin achantarse ante el reto, y The Answer mucho mejor que en disco, y con un frontman de cierta categoria.

22:00 h. en punto. Tras el vídeo de introducción, la legendaria magia de los australianos se hace presente. Unos acordes radiantes, un sonido SG maravilloso, un riff clásico y sencillo... y cuando te quieres dar cuenta el cielo ha caido sobre tu cabeza. AC/DC siguen siendo la gran apisonadora mega-voltáica e inmisericorde tras todos estos años. Ninguna otra banda de rock´n´roll puede decir lo mismo, acercarse al oficio, constancia y consistencia de estos pájaros. Es el rock en persona quien se sacudió el escenario la otra noche, por San Jorge y San Vitoldo, y no cinco mortales humanos.

Suena "Hell Ain't a Bad Place To be" y no me puedo creer la potencia y frescura con la que la banda ejecuta este manifiesto a la libertad y a la vida a tumba abierta. Aquí no hay ni trampa ni cartón, ni sobra nada ni falta ningún tipo de invento, solo la fe desmedida y desmesurada que el mejor grupo de la historia del rock exhala por sus poros, en cada gota de sudor, por cada golpe de tambor y por cada ataque a las cuerdas.

Las canciones van cayendo, el sonido general es un cruce entre la densidad brutal de "Let there be rock" y la brillantez de "Highway to hell". El señor Johnson, de nombre Brian, se ganó tres veces el cielo. Verdaderamente cantó de manera increible, sudando a chorros desde el primer tema, con garra y clase, sin aspavientos, sin el menor gesto de divismo. Y si Brian se ganó el cielo, qué puedo decir de mi héroe absoluto, Angus Young. Qué grande es este tipo, qué tremendo guitarrista, qué torrente de sonido sobrenatural directo a tu alma. Los solos que arrancó a su SG fueron de padre y muy señor mío, fundido con su guitarra cual demoníaca aleación inquebrantable. De la infernal sección rítmica, se me hace imposible disociar a cualquiera de sus tres componentes, martillo y yunque al mismo tiempo, una máquina infalibe que sería capaz de atravesar 100 kilómetros de pantano y salir con las botas de caimán ya puestas, y sin perder el machacante 4/4 NI POR UNA DÉCIMA DE SEGUNDO. Malcolm, Phil y Cliff.

Alcanzamos el ecuador del concierto con "Hells Bells", momento que coincide con una especie de subidón de ácido en mi organismo, y si antes no había parado de brincar y moverme, a partir de este momento estuve a punto del descoyunte y la rotura ósea al menos cien veces, empapado en litros de sudor. Luego "Shoot to thrill", tocada tan diestramente que suena milagrosa, luego "War machine" y finalmente le llega el turno a "Dog eat dog"... de pronto y sin pretenderlo se abre una puerta espacio-temporal y regreso a algún momento arededor del 86, me veo rockeando solo en casa con mi guitarra de cartón a los 13 o 14 años mientras el L.P. "Let there be rock" atruena en el stéreo.

"Anything goes" me despierta de la ilusión, me trae de nuevo a los AC/DC del 2009. Sí que es el tema más "flojo" de la noche, pero a estas alturas la banda ha removido tantos sentimientos en mi interior que realmente no me importa en absoluto. A mi cuñao le gusta, y es un fan acérrimo también. "Whole lotta Rosie" suena potentísima, pesada, como un tren de mercancias desbocado, no tan rápida como en otras ocasiones pero amigo, contundente como una mole de granito. Se nos van con una emocionante lectura de "Let there be rock", aquí ya tenía la voz y el cuello en un estado lamentable, pero me invadía la sensación de placer y orgullo.

Llega el momento de los bises, y la emprenden con "Highway to hell". El por qué sonó tan real, tan fresca y tan nueva no lo se, pero aseguro a vuestras mercedes que lo último que me quedaba en el cuerpo lo desgañité a base de bien. Y bueno, llegó la hora, llegó el momento en que la banda ejecutó la que creo que fue su última canción en territorio español. No sabéis lo que desearía equivocarme, y volver a oir el sonido de los cañones en un escenario y el imperecedero riff de "For those about to rock (we salute you)" otras veinte veces. Fue muy emocionante, cerré los ojos y quise retener ese instante, el instante de la última onda sonora de AC/DC perdiéndose en el cielo nocturno de Barcelona. La mejor banda de rock´n´roll de la Historia.


P.D. (dedicada a Diego A. Manrique, personaje camino de una inexorable senilidad)
Señor Manrique. He conseguido acabar su artículo publicado en "El País" a propósito del paso por nuestro país de AC/DC, aún cuando es duro leer a una persona destruida y miserable exponer tanta degradación de las vísceras, tanta falta de sangre en las venas y tanta cantidad de elitismo soberbio, trasnochado y falso, cual dandy amanerado sorbiendo un cocktail en traje blanco. Vomita usted, cual bufón decadente, las palabras propias del que nunca empuñó un instrumento y sudó con él entre las manos, del que destina la poca pasión que le otorgó la naturaleza a hablar de rock pero nunca a disfrutarlo.... me pregunto por qué coño hablas de AC/DC si no crees en el rock desde hace décadas, me pregunto que cojones te hace suponer que nos interesa lo que opine un renegado.
Manrique: no has nacido para salvar el rock, ni se te ha pedido nunca que los hagas, no corresponde a una hiena resabiada cuidar de él. Déjalo en paz, deja tronar la tormenta, deja el martillo caer sobre el yunque, deja que se haga el rock ... y vete a tomar por culo.

viernes, 5 de junio de 2009

AC/DC - Ticket Barcelona 07/06/2009

Bueno, pues nada, que al final uno de mis simpáticos amigos no viene al concierto y me sobra un fantástico ticket para ver a la mejor banda de rock de la Historia el próximo domingo día 07 de Junio. La vendo por lo que me ha costado (74 Eurapios) o la cambio por Maseratti Quattroporte, tanto me da e igual de contento que me quedo. Bueno, igual igual a lo mejor no...
Si hay alguna persona, ser, organismo o ectoplasma interesado en adquirir semejante joya, no tiene nada más que dejar una forma de contacto en los comentarios.

The Brilliant Corners – Somebody Up There Likes Me


Casi con toda seguridad, este disco será lo más pop que aparecerá por aquí. Es sin embargo un disco que estuvo muy presente en cierta época de mi vida, y al final acabamos colocando en nuestros blogs un poco lo que somos, en un sano ejercicio de higiene mental y egocentrismo beneficioso. Este grupo acabó siendo parte de mi bagaje debido a la peculiar cultura musical de la España delos 80´s: tus primos o hermanos mayores te introducían en el rock duro y la música añeja, y los clubes y enteradillos de Radio 3 en todo lo que se estaba cociendo, desde revivalistas como los Fuzztones hasta el pop inglés subterráneo como estos chavales.

Este es el primer disco que escuché de ellos y al que le tengo más cariño, pop de los chicos del barrio sin otra pretensión que la de pasar un buen rato. Los Corners tenían marcadas señas de identidad: un trompetista, la voz de Davey Woodward, el peculiar ritmo que imprime la banda a las canciones y la especial musicalidad que desprenden en conjunto.

Responsables seguramente de algunas de las mejores canciones de pop underground de la época junto a Close Lobsters, The Brilliant Corners son el típico conjunto que un amplio sector de oyentes rockeros probablemente descalificaría al instante. En el juicio aportaríamos a favor de la banda de Bristol la falta de pretensiones, la indiscutible viveza de las canciones y el pulso potente y marcado de todas ellas.

Fleetwood Mac – Mystery To Me


Supongo que los puristas de los Mac no tienen el más mínimo aprecio por este disco, sobre todo los que adoran la época con Peter Green al frente. No seré yo quien no alabe las virtudes de aquella formación, y discazos como “Then Play On”, objetivamente mejor que este, pero el hombre es un animal extraño y los recuerdos que me trae este disco vale por todo lo que Greeny tocó en aquel momento.

Y ojo, que “Mystery to me” no carece precisamente de variados atributos: ante todo es música consistente, en esencia una filigrana de la música californiana de la época que se ha revaluado quizás más que ningún otro de la etapa intermedia del grupo, sin olvidar las influencias que los Mac habían ido incorporando con el devenir de los años, conjuradas aquí de manera soberana. Y Bob Welch no es Peter Green, pero amigo, cuando “The city” o “Miles away” te golpean en la cara …nada que objetar a su destreza con la guitarra.

Todo es reivindicable en este disco, desde la fascinante balada “Why”, hasta el pantanoso blues eléctrico de “The city” (cuyo riff con slide está a la altura de cualquier maestro del género), pasando por el puro Dealney & Bonnie de “Belive me”, las grandiosas "Emerald eyes” y “Keep on going” o la delicadeza de “Hypnotized”. Definitivamente una gran y verdadera pieza de la música más popular, para colocar junto a Boston o Supertramp, música destinada a grandes audiencias pero hecha con clase, ingenio y maestría.

lunes, 25 de mayo de 2009

Jesus Christ Surferstar (Varios)


¿Necesitaba el mundo una versión surf del clásico hippie “Jesus Christ Superstar”? Es más, ¿necesitó alguna vez el mundo de un artefacto musical tan peculiar como la odisea original de Andrew Lloyd Webber? Como simple humano, no poseo el conocimiento que permite la respuesta a estas cuestiones, lo único que puedo decir es que mi fe en la música surf es inquebrantable y hace ya mucho tiempo que me sumergí en sus aguas de la mano de Dick Dale, moderno Juan el Bautista.

El surf es probablemente el único género dentro del rock que convive con lo “místico” sin atascarse en patrañas, mesianismo, discos cuádruples o fiestas para colgados, y esta grabación es la prueba viviente de lo que digo: los voluntariosos intérpretes de esta música se introducen en la boca del lobo y salen a flote ejecutando trepidantes filigranas, a la mayor gloria de los antiguos dioses del Pacífico, de la Gran Ola y del mismísimo Neptuno, divinidades que abandonan sus formas originales para hacerse sonido.

Con la excepción de Susan and the Surftones e Hypnotic IV no controlo a ninguno de los demás señores que aparecen en esta exquisitez, tipos como Daikaiju, Waistcoats, Atomic Mosquitos, Longhorn Devils o Johnny Vortex son sin embargo auténtica lava en erupción. Supongo que no le gustará a todo el mundo, pero los que no lo intenten se perderán grandes cosas: nunca se vio un Judas tan dicharachero!
130

lunes, 11 de mayo de 2009

Chris Farlowe And The Thunderbirds – Dig the buzz


Conocí a este tipo gracias a su insuperable e increíble versión del “Out of time” de los Rolling Stones, que le supuso todo un primer puesto en las listas. La primera producción de canciones de Chris Farlowe grabada entre 1962 y 1965 antes de fichar por Inmediate (y el éxito) quizás no alcanzase ningún número uno, pero doy fe de que su gran voz y su peculiar timbre soulero ya hacían temblar. Farlowe fue una de las grandes voces del soul-blues (y lo que le echasen) británico y nunca perdió la sencillez y la humildad en el escenario, al que se podía subir junto a Otis Redding y Eric Burdon y dar la talla, como lo atestigua el especial que “Ready, steady, go” dedicó al primero y donde Chris actuó como invitado (de obligada visión-adquisición).

En “Dig the buzz” aparece recopilada toda su etapa de singles para Columbia, pero también algún oscuro EP, e incluso un par de sencillos grabados como Little Joe Cock y Crhis Farlowe and the Beazers, canciones todas ellas realmente difíciles de encontrar hasta la aparición de este disco. Libre de la normal “conceptualidad” que puede mostrar un L.P., las piezas sueltas que componen esta recopilación se pegan un festivo paseo por la teen-song, el rhythm´n´blues, el soul, el jazz bailable, algo de blues y un poquito de ska y bluebeat, estilos que estaban desembarcando en la Isla junto a la inmigración jamaicana.

Atención a las lecturas de “Stormy Monday blues”, “Girl trouble”, “What you gonna do” o “Voodoo”, poderosas muestras del control de Farlowe sobre el repertorio de los primeros 60, literalmente sobre cualquier cosa que se pudiera oír en cualquier club mod o jazz, en la versión de un tipo que supo labrarse una reputación. Luego se dejó el pelo largo y no veas como repartía rock-duro-con-Hammond en los Atomic Rooster.
129

martes, 28 de abril de 2009

Blly Bragg – Workers Playtime


Aquí viene Billy Bragg con una soberana lección de songwriting. “El turno de los trabajadores” es un absoluto top-10 personal, perdí ya la cuenta de las veces que he dejado entrar esta música en mi cabeza desde que un 27 de febrero del 1990 compré esta joya en Dublín, las innumerables ocasiones en las que escuchar el desgarro de “The only one” ha sido exactamente como la primera vez, lo mismo que la feroz bofetada a la justicia de “Rotting on remand”, la suprema ironía política de “Waiting for the great leap forward” y, por supuesto, “She´s got a new spell”, bonita de cojones.

Así, a bote pronto, confieso que no me vienen a la cabeza muchos discos con textos tan enormes y tan jodidamente buenos, cómo un tipo se puede deslizar por temas "delicados" como amor y política sin caer en tópicos y lugares comunes o parecer un pringao… supongo que su mente perspicaz y su lucidez de tipo comprometido y leal con sus valores, hacen el trabajo.

“Workers playtime” es una jugada maestra, el viejo Billy despliega sus dotes de embaucador, todo su arsenal emocional filtrado por su sencillo y adorable acento cockney, y esa increíble solidez de la mínima instrumentación. ¿Los arreglos?...tradición británica!. Escuchando a Bragg es cuando el actual Bruce Springsteen y su colegueo forzado me resultan sospechosos y baratos.


jueves, 23 de abril de 2009

Johnny Thunders - Like A Mother Fucker (Revisited)


Hoy se cumplen 18 años de la muerte de Johnny Thunders. Aquel 23 de Abril de 1991 su voluntad, mente y salud estaban reducidas dolorosamente al mínimo, y su desaparición probablemente le relevó definitivamente de amargos sufrimientos y conflictos.

Thunders fue sin duda uno de los genuinos amos del rock´n´roll, no admito ninguna discusión, y su penetrante guitarra y talento sólo se detuvieron ante una desgraciada y fortísima adicción a las drogas, especialmente la heroína. Es muy duro ver hundirse a alguien como él, mientras a algunos en vida les parecía cool, a mi me daba pena.

Johnny adoptó su nombre artístico del protagonista de la ópera rock de The Kinks "...are the Village Green Preservation Society", y encarna a la perfección el rol de rockero maldito, consumido por los excesos, sin concesiones comerciales y con una base de fans irreductibles a sus pies. Parece que el mundo prefiere su disco "So alone", yo prefiero el exultante "L.A.M.F." en la versión remasterizada por el propio Thunders restaurando el impacto sonoro que perdió la versión original del 77. "One track mind", "Can´t keep my eyes on you", "Chinese rocks", "Going steady", "It´s not enough"... brillantes perlas rockerizantes se suceden sin misericordia hasta el culmen final, la gigantesca e infecciosa declaración vital de "Born to lose", su mejor tema. Murió tristemente, pero nada me impide recordarlo rockeando felizmente para siempre.