domingo, 30 de marzo de 2008

The Rolling Stones - Exile On Main Street


Celebrando las 2000 visitas, vamos con algo realmente especial...
Año 1972, Costa Azul, Francia. Los Stones, perseguidos por el fisco inglés y atosigados por un cuerpo especial de Scotland Yard, deciden trasladar su residencia al otro lado del canal, y de paso grabar un disco. Jagger, Watts, Wyman y los mejores Richards y Taylor se exilian en la Calle Principal.

El equipo de grabación móvil que los Stones poseían y con el que se han grabado entre otros discos "Physical Graffitti" y "Machine Head" (ahí es nada), fue instalado en el subterráneo y habitaciones de la villa francesa, que pronto se vió habitada por gorrones, fulanas, advenedizos, periodistas y por supuesto Spanish Tony, el catalán encargado de que no faltasen drogas. Y no faltaron. Claro que entre tanto personaje variopinto, también fueron yendo y viniendo tremendos músicos de viento, fantásticos coros y luminarias como Bobby Keys, Al Perkins, Nicky Hopkins, Ian Stewart, Merry Clayton o Billy Preston, personal que finalmente ayuda a los Stones a crear su cima artística. Keith, que ya había absorbido de Ry Cooder todo acerca del slide y las afinaciones abiertas en su anterior disco "Sticky Fingers", ahora tiene la suerte de contar como invitado a Gram Parsons, que le abre las puertas del country acabando la aventura en gemas como "Sweet Virginia". El consumo de heroina entre los "country brothers" estaba alcanzando cimas verdaderamente preocupantes.
La troupe emigró finalmente a rematar el disco a California, puesto que el desfile de freaks y varios sucesos entre la mafia marsellesa de la heroina (entraban por la puerta con maletines como el que va a vender peines), la policia y Keef complicó mucho las cosas y ya se veían con la ley encima de ellos. El disco se fue cocinando de manera accidental, relajada, con parones, con excesos, al ritmo cansino y torturado al que los Stones se iban acostumbrando, cada uno de los participantes dió lo mejor de si mismos, y fue cobrando vida propia hasta que acabó emanando una luz sobranatural después de pasar por las manos del productor Jimmy Miller, INCREIBLEMENTE hoy olvidado. No me cabe duda de que es el tio que los hizo grandes, y solo hay que escuchar lo que grabaron antes y después de su colaboración con los Stones para verlo ("Beggars banquet", "Let it bleed", "Sticky fingers", "Exile" y "Goats head soup"). Juraría que nadie supo entonces lo que habían logrado los Rolling Stones.
025

2 comentarios:

javistone dijo...

Disco memorable, poco se puede decir de él. Yo hice hace poco un post sobre el por que si no reventaba. Increible cómo nos ha afectado tanto a tanta gente.
Un saludo.

Scott Saint-James dijo...

Muy buenas, Javistone. En efecto, por lo menos en mi caso representa una influencia constante, tiene un efecto directo sobre mi ánimo. Sólo la caja de los Faces y poco más puede hacer esto. Poner la aguja del tocadiscos sobre "Tumbling dice" por ejemplo...no tengo palabras.