miércoles, 23 de octubre de 2013

The Beatles - White Album



Cuanto más escucho el "White Album" más truño me parece. A cada escucha lo encuentro más deslavazado, frío, abisal y desordenado, un truco de manos ejecutado eso sí por magos expertos, geniecillos verdes de la ingeniería sonora y gigantes de la producción. En su día, fue el primer disco de los Beatles que sembró la discordia acerca de su valía artística en los medios especializados, y lo puedo entender perfectamente. La música de este álbum supone un parón en seco a la línea ascendente iniciada con "Beatles For Sale" y culminada en un disco capaz de cambiar (la manera de ver) el mundo, "Sgt. Pepper´s Lonely Heart Club Band". En cuanto a expresión, ambición e inspiración, resulta alucinante que hablemos del mismo grupo que sólo un año antes grabó "A day in the life", "When I´m sixty four" o "Lucy in the sky with diamonds", pero el hecho es que ahí están todos esos temas con oficio pero sin sentido. Los Beatles vivían definitivamente en otro mundo, su propio mundo


Encontramos canciones que probablemente nunca debieron grabarse ni editarse. Lo hicieron incluso en contra del criterio de George Martin, quien se mostró incapaz de conseguir que abandonaran la idea de un álbum doble y que además lo grabaran a tirones y servido a caprichos individuales. En mayor o menor medida, bien podrían haber ahorrado al mundo algo de basura ("Ob-la-di-ob-la-da", "Revolution 9"), de relleno puro y duro ( "Don´t pass me by", "Why don´t we do it in the road?"...), algunas canciones a piloto automático ( "I will", "Yer Blues"...), esos temas basados en ocurrencias sin absolutamente nada detrás ("Everybody got something to hide except me and my monkey", "Wild honey pie", "Bungalow Bill", "Piggies"...), a Macca imitándose a si mismo ("Martha my dear"), a Lennon sonando más antiguo y hortera que nunca y oliendo a hippie de huevos ("Revolution") o esas ubicaciones estrambóticas ("Dear Prudence" segundo tema tras "Back in the USSR"!; "Cry baby cry" tras la brillante "Savoy Truffle" y antes de los 8 minutos largos de horror en "Revolution 9"). Un panorama ante el cual una canción superlativa como "Julia" aparece cual espejismo, algo irreal y dudoso que no sabes si creértelo.


Los Beatles la cagaron con este disco, lo cual no quiere decir que no aparezcan algunas buenas o incluso muy buenas canciones, pero es que no tiene ningún sentido. Por primera vez los Fab Four, en lugar de llevar las riendas y ser el espejo y la inspiración para los demás, se abandonan por completo y los guiños, gimmicks y homenajes a otras estrellas, conceptos o músicas del momento son continuos, un ejercicio forzado por meter en el mismo saco todo lo habido y por haber, en un intento desesperado creo yo por mantenerse a flote y en la onda lo cual me sugiere que hicieron este disco entre dudas y miedos, huyendo hacia adelante y forzando actos de modernidad como el mismo hecho de editar un disco doble. Artefacto donde cabe desde una seminal muestra de hard rock ("Helter Skelter") a un experimento ("Revolution 9") sobre una de las tendencias de la música culta, la llamada "música concreta", pasando por uno de esos susurros que pasan desapercibidos y sin embargo tienen su interés ("Long long long). Lejos quedaron los tiempos en los que prácticamente inventaban el power-pop con "The word" o "Rain" o simplemente maravillaban a las mentes más exigentes y las ponían a sus pies.


17 comentarios:

Mr. Thunderstruck dijo...

Para mí es un gran disco, además de referencia y tremendamente influenciable a lo largo de varias décadas, mostraba a unos Beatles evolucionados hacia el rock, superando unas graves crisis personales (todos terminaron con sus novias o mujeres) distinto, variado y experimental en parte sí, pero sin duda un álbum de referencia de los Beatles. Saludos!!!

Scott St. James dijo...

Si, es lo que parece, pero yo creo que los Beatles estaban muy perdidos en ese momento, como lo atestigua la filmación sobre estas sesiones que anda por ahí. Creo que es un disco fallido, el álbum como proyecto hace aguas. Los experimentos y el variado no son brillantes a mi entender, lo que pasa es que son los Beatles y estos tíos eran muy buenos, y la luz de estos focos es muy potente. Fíjate en como toca Ringo a lo largo de casi todo el disco: hastiado, de manera robótica, funcionalmente... algo muy raro en él. Otra cosa que no acaba de ir como debiera son los coros, me parece que están muy lejos de sus mejores momentos.
Es lícito que quisieran cambiar y experimentar obviamente, otra cosa es que les saliera bien. "Revolver" o el "Peppers" tienen grandes dosis de evolución y experimento, y sin embargo no tienen ni un segundo de relleno ni fisuras de ningún tipo. A esas alturas ya estaban superados artísticamente por otros músicos y grupos que tenían entre manos cosas mucho más innovadoras y poderosas (Hendrix, Pink Floyd, los Stones de la afinación abierta en Sol M de Keef, etc), siempre en mi opinión.
Según leí en una Mojo, este disco y el "Let it be" son los menos citados por los músicos influenciados por los Beatles, por cierto..
Gracias por pasar!!!
Cheers!

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Aquí estamos radicalmente en contra, Scott. Para mí el doble blanco tiene algunas de las mejores canciones de los Beatles, superiores a las de "Sgt. Pepper´s", donde si hay más concepto que canciones (aun siendo también buenísimas). En fin, que mola ser iconoclasta e ir contra las obras capitales, ahí no te voy a decir nada, pero en este caso no puedo estar de acuerdo contigo. Espero replicarte en algún momento con mi visión del disco.

Un abrazo.

günner dijo...

Rancio! jejeje
Mi preferido de los Fab4!

Scott St. James dijo...

Gonzalo, cuidao, que eso ya lo sabemos, que tiene alguna de las mejores canciones de los Beatles, lo dejo bien claro aunque no lo diga literalmente. Las tres colgadas aquí en video, más “Helter Skelter”, “Julia”, “Savoy..” etc, probablemente hubieran dado para hacer un disco sencillo cojonudo. Es que igual el cerebro se va a la crême del disco cuando se pronuncia “White Album”, y no a “Ob-la-di-ob-la-da”, y cualquier otro de los momentos más flojos. Claro, estos tíos si algo sabían era hacer canciones, solo por esa naturalidad y oficio todavía hay cosas que no parecen lo que son.
Hazte una recopilación solo con este listado de temas y luego dime que sigue siendo un disco brillante, imprescindible y superlativo: "Ob-la-di-ob-la-da", "Revolution 9", "Don´t pass me by", "Why don´t we do it in the road?, "I will", "Yer Blues", "Everybody got something to hide except me and my monkey", "Wild honey pie", "Bungalow Bill", "Piggies”, "Martha my dear". Yo no pondría esto al lado de un “Revolver” ni en 1.000 vidas.
De lo que hablo, y puede que no lo haya explicado bien, es de que es un álbum fallido, aunque la idea original y la intención era buena, y al que le guste de puta madre, pero el álbum es totalmente inconexo y hay una diferencia de calidad entre algunas canciones y otras directamente abismal. La entrada no ha sido una boutade para despertar la polémica, sino un por qué no ofrecemos otra visión del disco. Desde que salió, hay gente que piensa como yo en todo el globo, incluso mucho peor que yo. En una crítica de la época decían algo así como (cito de memoria) que se habían creído que todo valía, y precisamente los más snobs fueron los que más alabaron este disco entonces, los culturetas sangrantes de New York lo llevaban de paseo bajo el brazo, por decirlo gráficamente. Y no me negarás que aquí los Beatles, por primera vez en muchos años, en lugar de ser una fuerza de la invención, absorben y regurgitan la música de otros (puedes encontrar ecos hasta de Bowie, “Blackbird” es 100% Donovan, etc)
Espero con impaciencia una entrada sobre este disco en “Ragged Glory”!
Cheers!

Scott St. James dijo...

Je je je je!
Pues si es tu preferido me parece de puta madre! pero yo entero no lo aguanto tio,
Cheers!

Johnny dijo...

Discrepo totalmente de tu calificativo de truño aunque puedo llegar a entender eso de "más deslavazado, frío, abisal y desordenado". A veces he tenido esa sensación, como si cada hijo fuera de una madre. Sea como sea no me ha desagradado tu sinceridad, a todos se nos cruzan negativamente obras consideradas maestras para la mayoría. Cheers.

lu dijo...

Entiendo lo que quieres decir. Aun así, ahora mismo te cogía del pescuezo y te asfixiaba un poco, lo que dura Revolution 9 por lo menos, que para mí es el único truño de ese disco (y de la carrera de los Beatles). Claro que el hipotético disco que le propones a Gonzalo no le llega al Revolver a la suela del zapato, pero es que ése no es el blanco. El blanco es uno (doble) e indivisible. Insisto, entiendo perfectamente lo que quieres decir, y algo en mi fuero interno reconoce que no es ninguna barbaridad. Pero no puedo evitar el saltar como una loba cuando alguien dice cosas feas de los Beatles. Mira, mi madre habla por los codos, pero eso sólo lo puedo decir yo, que nadie más suelte por la boca esa cruda realidad, que aunque sea verdad, es intolerable para mis oídos. Una vez tuve una pelea a los gritos por las calles de Bilbao con Joserra a cuenta de los Beatles. No te sé poner en pie lo que decía porque se me nubló la razón, jajajaja.
Buena entrada, Scott, muy buena. Se agradece un debate de este tipo.
Besos!

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

No, si te he entendido, Scott, pero a mí me parece un doble álbum sublime, con alguna cosa mala como "Ob-la-di, Ob-la-da". ""Revolver" contiene la peor canción en mi opinión de los Beatles, "Yellow Submarine", por cierto, y eso no anula la valía del conjunto. Si me tuviera que quedar con cuatro elepés de los Beatles sería con este doble y blanco, "Rubber Soul", "Revolver" y "Abbey Road" (aunque queda fuera mucho, demasiado, bueno). A ver si escribo algo sobre el disco, pero tardaré tiempo, que ahora estoy con otras cosas.

Un abrazo, Scott.

Tyla DeVille dijo...

No sé si diría que es un truño, pero yo es que los Beatles post "Peppers", salvo alguna canción suelta, no me dicen gran cosa. Prefiero con mucho la trayectoria ascendente que se marcan hasta "Revolver", rarito que es uno.

Rock-On!

Scott St. James dijo...

Bueno.. era un "truño" entrecomillado, no voy a repetir lo ya expuesto..je je.
Este album es un poco como aquel submarino que monta el protagonista de "Búscate la vida" en aquel episodio, tiene momentos gloriosos y te lo pasas bien mientras dura, pero al final lo que tienes en conjunto es un "cacharro.
En mi caso particular no puedo considerar obra maestra casi un 50% de este disco, lo cual hablando de los Beatles para mi resulta decepcionante.
Cheers!

Scott St. James dijo...

Yellow submarine???
Ja ja... eso lo dices porque no la has cantado a pleno pulmón bajo los efectos de una tortilla de hongos alucinógenos..
Cheers!

Scott St. James dijo...

Pues ten cuidado porque me puede gustar que me cojas por el pescuezo... ja ja!
Si has entendido lo que quería decir es suficiente, al menos tu comentario me demuestra que hay argumentos para observar el "White Album" desde una perspectiva que no tiene por qué ser la "normal" con respecto a la validez artística.
Así que eres una die-hard fan de los Fab Four...
Besos y Cheers!

Scott St. James dijo...

Tyla, Tyla... tu si que me entiendes... estoy en las mismas, cuando acaba "A day in the life" en el "Peppers" acaban tantas cosas en el universo Beatle... El resto es solo para los muy fans y la particular Luna de Miel que cada uno de ellos ha mantenido con el cuarteto. A partir de "Rubber Soul", quizás también "For Sale", cada disco de los de Liverpool está a la cabeza de cualquier listado del año correspondiente, o puede competir con cualquier cosa... pero en el 68, 69, 70.... me temo que se habian abierto tantas y tan buenas flores que la producción beatle está por ahí, con sus destellos, pero no reinando, en mi opinión.
Cheers!!

Scott St. James dijo...

Por añadir algo, pongámonos delande de "See Emily Play" de Pink Floyd....casi cualquier canción del album blanco suena a "antigua" a su lado...

José Fernández dijo...

Te habrás quedado a gusto. Mola. Yo voy con la mía. El Revolver no tiene un porcentaje de canciones salvables más alto que el blanco y estoy hasta los cojones de que todo dios lo canonice.

Y el Forever Changes, ay, el Forever Changes de mis entretelas, que si me pongo a sacarle aquí defectos y a cagarme en la madre de los que lo suben a los altares no salgo vivo ni de coña.

Palabra de verificación: Landdru. Mola!

Scott St. James dijo...

José, no se tio.. En "Revolver" lo único que está fuera de lugar es "Yellow Submarine", lo otro es pura perfección pop. Cógete por ejemplo "For no one", la canción es buena, y está cocinada, acabada, pero con ese toque de improvisación mágico... en el blanco hay muchas canciones que van en esta dirección, pero están en una via muerta, en mi opinión. Por no hablar de que "Taxman", "Doctor Robert", "Eleanor Rigby" o "Tomorrow never knows" fueron piezas muy avanzadas musicalmente, y en el apartado lírico qué se puede decir.. alcanzando la excelencia. Pero bueno, los Beatles tienen estas cosas y entiendo que te parezca inferior al Album Blanco, lo mismo que a mi me lo parece al revés.
Ahora... con el Forever Changes, uf, ahí si que no coincidimos. Me parece un disco de otro mundo, no hay absolutamente nada parecido ni lo habrá, y no entiendo como no te puede gustar.. ains!

Mola Landdru! a mi me salió hace poco una acojonante, hasta le voy a hacer una entrada.
Cheers!