domingo, 6 de octubre de 2013

Jackson Browne - Late For The Sky



Llamemosle evolución. Para que os voy a engañar, pasé muchos años de mi vida sin prestar la más mínima atención a la vida y obra de Jackson, y me temo que además no puede estar de menos actualidad en estos momentos. Cuando empecé con esto en serio, en el insti, no podía competir de ninguna manera con The Jam, Jesus And Mary Chain, The Cult o yo que se.. The Fuzztones. Pero te vas haciendo viejo y sabio (al menos en cuestiones musicales, claro) y empiezas a ver el verdadero significado de las canciones de Dylan, del soplido de Dexter Gordon o del aparente delirio sentimental de Browne. Creo que ya sabéis de qué hablo. Hoy mismo han puesto en la radio "Fountains of Sorrow" y el efecto ha sido inmediato, qué buena es la jodida canción y que tremendo es "Late for the Sky".

Podrías definir el concepto de "american songwriting" con este disco, amigo. Las voces están tratadas con un mimo prácticamente desaparecido del negocio, aparte de la voz principal puedes encontrar hasta seis tipos más dando brillo y esplendor a las armonías vocales, en perfecta comunión con las guitarras y demás cacharros con cuerdas de David Lindley, sencillo e impecable en todo momento, amén de con todo tipo de teclado que suena por aquí, ya sea en las manos del propio Jackson Browne o Jai Winding. El disco, en fin, es un asalto a la melodía en primer término, y una oda tan crepuscular como conceptual acerca de la soledad, en segundo. O al revés, como ustedes prefieran.

Grabado en 1974, el sentimiento de pérdida y de fervor solitario se encuentra acentuado con creces respecto a sus dos predecesores, un apocalipsis de música country-rock subliminada tan vivo que podría convertirse en tu amigo, hasta el extremo de poder sentarte con este álbum a beber whisky mano a mano mientras escuchas a Waylon Jennings, Buck Owens o el "Modern songs in Country and Western Music" del añorado Ray Charles.O a Cash, claro. Hay un par de rocks que desengrasan el leitmotiv y no suenan a cuerpos extraños, lo cual es casi milagroso si tenemos en cuenta el brutal contraste entre por ejemplo "The road and the sky"  o la canción del título. En fin, si os apetecen algunas emociones de calidad y estar "on your own" por algunos momentos, los que lo tengáis desenpolvadlo, y los que no, conseguidlo. Buen dia para revisitar "Taxi Driver", y disfrutar el momento en el que "Late for the Sky" suena a lo largo de la cinta.

Jackson ya lo dejó dicho en 1974:
"But when you see through love's illusions, there lies the danger 
And your perfect lover just looks like a perfect fool 
So you go running off in search of a perfect stranger 
While the loneliness seems to spring from your life 
Like a fountain from a pool "




4 comentarios:

Johnny dijo...

Estamos en constante evolución, my cosmic friend. Nunca me he puesto mucho con James Brown pero no desecho la posibilidad de hacerlo un día de estos. Me congratula volver a leerte. Cheers.

Scott St. James dijo...

Jackson, Jackson Browne.. je je ;)
Bueno, no se puede abarcar todo, si algún día te congratula, ya sabes. A mi no me gusta siempre, como los Stones o Ramones, por ejemplo, pero hay dias que me apetece.
Bueno Cosmic Brother, vamos a ver si nos seguimos encontrando, ahora tengo muchas ganas de escribir en el blog.
Cheers!!!

Johnny dijo...

Jackson, Jackson, jajaja, lapsus, toy fatal.

ned henry dijo...

me alegra mucho de que tengas ganas de escribir en el blog, soy egoista, supongo. Por lo demás descubrí este disco gracias a Rodri y me pasó algo. Primero lo oi en mp3 y me encantó, casaba perféctamente con mi lamentable estado de ánimo. De pronto, un buen día, me metí en la página web de discos Marcapasos, de mi querida Granada, y allí estaba. Una copia de segunda mano en perfecto estado.

Fue un sentimiento de arrebato total, como la criatura Gollum con su maldito anillo pero con el disco de Jackson.

Yo tampoco quería saber nada de Jackson Browne, el Stay me horripilaba, pero gracias al bloguerío me di cuenta de que ese tema es solo una anécdota, que tienes discos como este Late for The sky que son soberbios e indispensables.

Abrazos Scott!!

Cheers!