miércoles, 9 de octubre de 2013

Television - Marquee Moon


Bueno amigos, el "Marquee Moon" de los Television. Hasta sale en una canción de Amaral (quin disgust deu meu !!). Referencia obligada en toda discusión sobre discos de culto, objeto de miles de artículos, obra mítica, iniciática, alfa y omega, principio y fin, una orgía de la guitarra eléctrica pocas veces vista y oída, instantánea vívida, un dagerrotipo policromático e iridiscente de música sin parangón. Es difícil saber si realmente ha sido tan influyente en la vertiente generadora del modelo estrictamente sónico (fuera de New York porque dentro está claro...Band of Outsiders, Strokes, etc) o fueron un crisol de cosas al abasto de todo el mundo y socorrido joker del crítico musical. Ahora, importante, el "Moon" lo ha sido y en grandes cantidades, el metro y medida por el cual se han mesurado cantidades ingentes de cualquier música que tuviera que ver con guitarras entrelazadas, "avant garde" o lirismo urbanita de medianoche.
En cualquier caso, a mi me pierde el neoyorkismo militante de los Television...

"You know it's all like some new kind of drug.
My senses are sharp and my hands are like gloves.
Broadway looked so medieval -
It seemed to flap, like little pages:
And I fell sideways laughing
With a friend from many stages.
How we felt... 
Did you feel low?
Not at all. 
I fell right into the arms of Venus de Milo."

..cantaba Verlaine en el segundo corte, la excelsa "Venus". Menos mal que Tom no fue nunca un gran cantante, de lo contrario hubieran fundido a buena parte de la historia del rock´n´roll con este disco... creo que solo hay un par de coros en todo el minutaje además. Aún así cuesta mucho imaginarse este disco sin otra voz y sin otras inflexiones que las originales, y definitivamente hubiera sido demasiada perfección. Quizás esta sea la razón por la que los sentidos se dirigen directamente y sin paliativos a la música de los Television, una música audaz e inspirada, a años luz del nihilismo de la época, a ratos podrían parecer un cuarteto de cuerda transportado en el tiempo desde el salón del rey Jorge III hasta cualquier club neoyorkino del 75, con trescientos años de historia inyectados en vena de súbito, obligados a trasnochar hasta hacerse fuertes.

A estas alturas todo el mundo sabrá quien toca qué en "Marquee Moon". A mi el que más me gusta es Richad Lloyd, probablemente. Su marcado estilo es delicioso, para mi fue la primera prueba fehaciente y real de que había otra manera de tocar la guitarra eléctrica bien y virtuosamente, y totalmente opuesta al clásico guitar-hero setentero (ojo, no tengo nada en contra de Michel Schenker!). Lloyd no paró tras el pronto final de los Television, de hecho todo lo que ha hecho después (con Chilton, con Mathew Sweet, a su bola..) está perfectamente a la altura de la leyenda, aunque hay que ver como sonaban estos tipos juntos.
En fin, nada más que decir. Disfruten con el etéreo e irreal riff de "See no Evil", la caricia de "Venus", el impacto y visceralidad de "Friction", la épica moderna de "Marquee Moon", la emotividad de la desgarrada "Elevation", la belleza de "Guiding light", la revisitación y puesta al dia de la balada adolescente de "Prove it" y para compensar la anterior, la tristessa final de "Torn Curtain". Hasta otro dia.




12 comentarios:

ned henry dijo...

ya sé que no es lo normal, pero Television nunca fueron santo de mi devoción.

Los motivos, ni idea St. James.

Buenas noches y un abrazo!

Scott St. James dijo...

Por qué no iba a ser normal? Esto es una cuestión de gustos, sin más. A mi a la primera (hace muchísimo) no me entraron, y conozco a un puñado de gente en la misma situación. Quizá tenga algo que ver el tema de la voz de Tom, no lo se.
Pero vaya, hay una emotividad en cada canción muy sui generis y especialita que al final acabé encontrando. Por cierto, mi copia en vinilo la compré en un viaje a Normandia, en un mercadillo, me trae muy buenos recuerdos. Buenos días y un abrazo.
Cheers!

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Pues a mí me pasa un poco como a Ned, y eso que he escuchado muchas veces el disco. Reconozco sus valores, que tan bien resaltas, sin problema alguno, pero nunca he llegado a conectar del todo con Verlaine y compañía. De todos modos una vez al año, o así, lo vuelvo a intentar. Quizá la próxima…

Un abrazo, Scott.

Scott St. James dijo...

Je, je...sii, ya lo se, cuestan un poquito.. demasiado New _York quizás?
En fin, quizás la próxima...
Cheers!

Johnny dijo...

Un pasada de disco, no sabía la anécdota de Amaral. Recuerdo que descubrí a Verlaine en el mítico programa de la Chamorro siendo un pipìolo, aunque a mí el disco que realmente me gusta es el que has puesto. Cheers.

Scott St. James dijo...

Por fin un amante de Marquee Moon, ja ja..
Pues... si, la ínclita Eva Amaral canta esta estrofa en una de sus canciones:

“Será tu voz, será el licor
Serán las luces de esta habitación
Será que suena Marquee Moon
Pero esta noche moriría por vos”

En fin, qué se puede decir, esto no lo superan ni Reed y Bowie en un mano a mano... al menos, el "homenaje" que haya servido para que algunos lo hayan descubierto. El otro que grabaron, "Adventures", no está nada mal, aunque no tan inspirado, con alguna excepción.
He visto lo de la Chamorro en algun lado..
Cheers!

javistone dijo...

Yo descubrí este disco hace apenas unos diez años y me dejó KO. Despues de haber escuchado tanto a Patti Smith entendí un par de cosas del sonido de esta. Este es uno de esos discos REDONDOS. Hace tiempo que no lo escucho, creo que merece hoy pegarle otra escucha.
Saludos!

Scott St. James dijo...

Aupa JaviStone!

Así me gusta! Este disco es tan redondo que se diría que hicieron el molde con él para todos los que vinieron después!
Gracias por pasar,
-cheers!

lu dijo...

Me estoy poniendo al día con tu blog, Scott. Meses sin escribir y de repente... BOOOOOOOOM!!!! Tropecientas entradas y todas con enjundia. A mí sí me atrapa el sonido de Television, aunque entiendo que no es fácil entrar en él...
Besos!

Scott St. James dijo...

Bueno Lu,
la idiosincrasia del Guadiana, you know. Gracias por tus palabras, que usted lo disfrute,
Cheers!

José Fernández dijo...

Buenas noches. Pues yo querría más perfección y un cantante que cantase, la verdad. Puedo apreciar la grandeza de la base instrumental, pero en mi caso cada vez que el amigo cultureta (vaya nombre artistico; para matarlos a él y a Ricardito Infierno) abre la boca la magia se va por el sumidero. Aún así es un disco que puedo disfrutar, de hecho son uno de los pocos casos que a pesar de repelerme tanto la voz no huyo despavorido a la primera.

Y buen concierto en el Azkena, aunque dedicar una versión de Knocking on Heaven's Door a "la lucha política en el País Vasco" fue el momento más vergonzoso del festival. Y teniendo en cuenta los, para mí, bochornosos shows de Gillan y McGowan eso es mucho decir de dios.

Scott St. James dijo...

Jose Fernandez,
qué alegría verte por aquí!
Te entiendo, la voz puede espantar y de hecho espanta a más de uno, a mi desde luego me chocó la primera vez, solo que me acostumbré y ahora me parece indisoluble con la música.
No estuve en ese Azkena y desconocía las declaraciones de Verlaine, aunque si lo de McGowan. Lo de Gillian.. ja ja, es que yo con este hombre no puedo ni cuando hacia gorgoritos juveniles en "Child in Time"
Cheers!