sábado, 30 de octubre de 2010

Iron Butterfly - In-A-Gadda-Da-Vida


Este disco se tendría que haber llamado "In the Garden of Eden", pero cuando el batería preguntó a Doug Ingle como se iba a llamar la pieza que acababan de registrar, el tipo estaba en pleno éxtasis lisérgico y solo alcanzó a balbucer unas palabras que alguién de la sala se limitó a anotar en un papel tal cual las oyó. Le debió de parecer un título de lo más normal, porque el colega no le preguntó a nadie. La pieza que da título a este album, la celebérrima oda ácida de 17 minutos que hizo famosos a los Butterfly, es una pieza arquetípica del proto heavy-metal que se cocinó durante aquellos días. Puede que para nuestros oidos ya esté un poco trillada, pero lo cierto es que el riff es jodidamente brillante y poderoso, 12 notas que exhiben con orgullo un lenguaje completamente nuevo que acabaría por cambiarlo todo.

Pero aquí hay más, amigos, mucho más. De hecho hay toda una cara A con piezas del calibre de "My mirage" o la incial "Most anything you want", donde todas las virtudes de la mejor formación de la historia de la banda se destapan una tras otra, en medio de una orgía de creatividad pura sin ataduras ni rigideces estructurales. Mención especial para el talento de Erik Brann, un guitarrista acojonante que grabó este disco con tan sólo 17 años y que no supo materializar una carrera profesional posterior más allá de algunas reuniones setenteras de la banda, privando al mundo de un ingenio natural casi excesivo. Parece que hay unas demos que grabó en solitario para MCA Records que son la hostia, pero servidor no a tenido el placer de escucharlas. Bueno, de hecho todos los músicos que tocan en este album son fantásticos, aunque no duraron juntos mucho más tiempo.

El destino descargó un auténtico mazazo sobre el futuro del grupo el dia que el helicóptero que les tenía que transportar al mítico Woodstock para ofrecer una de las actuaciones principales no apareció, dejándoles tirados en un aeropuerto colapsado, irritados, discutiendo entre ellos e incluso llegando a las manos. Debió de ser un momento jodido, está claro. El grupo se deshizo tras la edición del siguiente album, "Ball", curiosa y probablemente su trabajo más fino y cósmico. Las nuevas adquisiciones de Ingle no consiguieron aportar lo necesario para que aquello funcionase realmente, aunque conseguirian grabar algunos notables temas sueltos como "Butterfly blue" o "Stone beliver".
181

 

13 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

Desconocía el datoe se de que no pudieron asistir a Woodstock por ese motivo... PUTADÓN. Ahí, en mayúsculas. Saludos.

nortwinds dijo...

sabes como conoci este tema? gracias a una version que se marcaron Slayer para la peli Less than zero -creo que se llamaba asi-, curioso, lo que tiene ser un metalhead jajjaja

TSI-NA-PAH dijo...

Curioso es el segundo post que leo sobre este disco en dos dias!
Mi disco favorito de los Iron Butterfly es "Ball".magnifico soul progresivo.Una gran banda sin lugar a dudas,cuantas idas de olla ,ha provocado ese In a gadda da Vida!
un abrazo

Scott St. James dijo...

Hey Victor!
En efecto, aquel festival consagró a nivel planetario a practicamente todas las bandas que actuaron, es muy excitante hacer elucubraciones sobre qué hubiera dado de sí esta formación tras el paso por aquel evento. Cosas del destino ese.
Cheers!
...
Nort! Ja ja, bueno yo descubrí a Montrose gracias a la cara B del single "Flight of Icarus", una tremenda versión de "I got the fire" a cargo de Dickinson y compañía, y seguramente me pasaría alguna que otra vez. Yo también fuí un metalhead!!
Cheers!
...
Tsi,
Fantástico que se hable de este disco! Ya tenía pensada esta entrada hace dos o tres semanas, es uno de los discos que quería poner en el blog desde los primeros tiempos.
"Ball" es magnífico, en efecto, es un disco más íntimo y "lounge". Podría ser también mi favorito, ese "Lonley boy" me mata. Ahora, como la portada del primero no han hecho otra, menuda chulada el diseño del L.P.
Cheers!

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Qué putada lo de Woodstock, eso es la Operación Caos de la CIA jajajaj...

... y no tengo nada más que añadir porque como el 99% del género humano, conozco la archigigaconocida canción pero no tengo el disco que la contenía. Tendré que buscarme el enlace.

ned henry dijo...

Dios santo Scott, crei que nos habrías dejado a nuestra suerte. Me alegra que estés de vuelta!!

Este es un discazo, me lo pillé a una edad en la que bueno, el tema principal me pareció increible. Hace siglos que no lo oigo así que mañana domingo ya tengo faena por la mañanita jajaja.

El Ball siento decir que no lo he oido, pero voy a realizar una de mis investigaciones por ahí.

Del post de abajo qué decir, tienes un chiringuito muy chulo tio, jajaaj yo tengo uno parecido.

Abrazos!!

José Fernández dijo...

Pues de estos tíos el único disco que llegue a escuchar fue el Ball ese, y la verdad es que no me gusto nada. No sé, quizás le de otra oportunidad, pero cuando lo oí me pareció que era un disco completamente desfasado, de esos a los que el tiempo ha tratado muy mal. Tanto que no creo yo que llegue a pegarle otra escuchada, la verdad.

lu dijo...

A mí este disco me encanta, aunque hace mucho que no lo escucho. Efectivamente, hay vida más allá de "In a gadda da vida".

Besos!

Johnny Dibud dijo...

Muchas veces dicen que los tripis para los hippies. Además,observo en los ultimos tiempos un menosprecio de todo lo relacionado con el hippismo por puristas de otros géneros. Benditos hippies y benditos tripis que permitieron crear una obra como ésta. Guardo el viejo vinilo en lugar privilegiado. Si no recuerdo mal me gustaba mucho una con titulo "flowers..." aunque no recuerdo bien, debería desempolvarlo. Ah, desconocía la anécdota del título del disco. Salud, hermano.

El Hombre Mojon dijo...

Me preguntó a veces si la banda hubiera llegado a ser conocida hasta nuestros días si In a Gadda no hubiera existido. Bueno, en mi caso es lo único que les conozco. Tenía un amigo el cual decía que el riff de ese tema le daba miedo (literalmente) jajaja. Cosas de la vida...

Scott St. James dijo...

Aitor!
Ja ja ja, no tio, no creo que la CIA estuviera detrás en esta ocasión, creo que más bien lo que pasó es que la gente que tenía que coordinar el rescate de la banda del aeropuerto (estaba colapsado y no había vuelos regulares) ya estaban disfrutando de paraisos artificiales lisérgicos y sencillamente pasaron de ellos. Ahora que imagínate la situación, que se debe sentir cuando la oportunidad de tu vida pasa delante de ti inexorablemente, cuando el jodido acontecimiento de la década decide no contar contigo y de paso te niega la gloria rockera!!
Espero que te guste este disco, y si no pues obviamente no pasa nada.
Cheers!
....
Ned Henry!
Muchas gracias tio! Joder, a mi también me alegra que podamos seguir con nuestros intercambios de opiniones y pareceres, la verdad es que he estado muy ocupado y además acabo de regresar de un pequeño viaje (la entrada de los Python estaba programada).
En cuanto al chiringuito, pues la verdad que es un rinconcito bastante acogedor y confortable, como tiene que ser!
Cheers!
...
Mr. Fernández!
Te puedo entender, puede dar la impresión de desfase porque ciertamente esta banda tiene un sonido muy localizado en el espacio y el tiempo ( por ejemplo el exceso de fuzz en este disco, quizás un sonido más fresco hubiera favorecido al estilo de Brann), pero en el otro lado de la balanza lo que pasa es que si le dedicas algunas escuchas empiezan a aparecer detalles, y el oido se recrea en determinados ambientes y desarrollos verdaderamente interesantes. Esta banda, como Steppenwolf y alguna otra, no dieron con el productor que les hiciera dar un paso adelante y se quemaron por el camino, por así decirlo.
A mi me parece que tanto este como "Ball" son dos grandes discos de rock ácido, genuinamente contraculturales.
Cheers!

Scott St. James dijo...

Querida Lu!
Tu lo que tienes es un gusto de puta madre, clase y estilo. Cuando te conozca en otra vida serás la teclista de Hammond en mi banda de rock, te lo juro!
Besos, igualmente.
Cheers!
...
Old good Dibud, vuelvo a alucinar con estas coincidencias de pensamiento circular que tenemos, y te lo digo porque ultimamente había pensado en lo severamente que hemos criticado el hippismo (si, me incluyo). Si aplicamos perspectiva, puede que el cuadro se concrete bastante y saquemos cosas realmente interesantes de todo aquello. Os recomiendo la música de una banda de la época, Pearls Berfore Swine (ya han aparecido por Warehouseofrock), serían un ejemplo de lo positivo que llegó a resultar el movimiento.
La canción que no recuerdas es en efecto "Flowers and Beads", verdaderamente una fantástica pieza de orfebrería ácida.
En cuanto al título, yo siempre pensé que había sido simplemente un juego fonético (si lees "In a gadda da vida" en inglés, se pronuncia de manera bastante similar a "In a garden of Eden" sobre todo con acento americano), pero luego me enteré de que el título fue absolutamente casual. Fueron unos años alucinantes, desde luego.
Cheers!
...
Hombre Mojón!
Probablemente no serían tan conocidos, pero quizás si gracias a alguna otra canción. Creo que si hubieran asistido a Woodstock esta banda hubiera adquirido otra dimensión y hubiera sobrepasado la mítica canción de 17 minutos.
Piensa que por ejemplo los Doors tampoco hubieran sido nadie si "Light my fire" no hubiera pegado aquella hostia sísmica en las radios universitarias, la diferencia es que a su lado tuvieron un gran productor y un gran ingeniero de sonido.
Tu amigo es demasiado sensible, si le ponemos alguno de Black Sabbath que le pasaría ??
Cheers!

PeterPsych dijo...

Clásico del hard-rock más primitivo y mítica la versión de 17 minutos, jeje. Yo me partía años después con la versión de Siniestro Total "No me lavo en la vida".