viernes, 17 de abril de 2009

Wizzard – Wizzard Brew


Hombre, no creo que “Wizzard brew” sea el disco adecuado para introducirse en esto del rock´n´roll, ni se puede decir que sea de fácil primera escucha… probablemente tampoco aparecerá en ninguna lista sobre los discos que cambiaron la música y sin embargo le tengo un especial cariño por todo lo que representa una banda como Wizzard, únicos en su especie. Debió ser la primera banda de “éxito” obligada a separarse debido a lo caro de la puesta en escena y el simple día a día.

Viviendo entre la realidad y la ficción, en su rock world particular, Roy Wood montó su propia historia al abandonar la primera encarnación de la Electric Light Orchestra, con la intención de mezclar conceptos sinfónicos, Beatles y rock 50´s con algo de jazz y fuzz. Olvídate de Emerson, Lake & Palmer y demás petardas endiosadas, este tipo era un profundo conocedor de las aguas que transitaba y tenía una sólida formación académica, que le vacunó contra canciones estúpidamente complicadas y /o largas porque sí.

Música excesiva, única, irrepetible, durante su representación Roy Wood daba rienda suelta a sus extravagancias con el beneplácito de sus compañeros de faena, trasmutados en bardos retro-rock poseídos por Ludvig Van, mientras que el propio Wood no se quedaba muy atrás con sus cabellos extra-cardados y maquillaje a tutiplén. En “Wizzard brew” hay momentos en apariencia “difíciles”, y otros cargados de gran musicalidad y rock, en cualquier caso estamos ante uno de esos discos sin los cuales esta música no sería lo misma. Llamarlo glam-rock es quedarse corto.
122