viernes, 9 de mayo de 2008

Guadalcanal Diary - Walking In The Shadow Of The Big Man


Vecinos de los R.E.M. y compañeros de generación, Guadalcanal Diary debutaron en los ya lejanos 80 entregando un disco inapelable. Un power-pop efectivo, potente, con las dosis justas de sensibilidad. Además acertaron de pleno en la producción y se hicieron un traje a medida que te cagas.

El sonido de este grupo me ha flipado siempre. Al igual que muchas bandas de la época, tenían una acusada querencia por el sonido Rickenbacker pero ninguno consiguió sonar con tanta personalidad, quizás porque ninguno hacía canciones precisamente tan personales como ellos. A día de hoy es un placer dejarse seducir por la preciosa "Sleepers awake", emocionarse con "Trail of tears", uno de los alegatos anti-belicistas definitivos del rock, o marcar el ritmo con "Watusi rodeo". Las dos instrumentales, una delicia.

Y en estas que un buen día dejaron de salir grupos como este. Que pena:
"Hell burns hot for a killer 's heart/A shallow grave in an unmarked plot/Crack of gunfire in the dark/Hand in hand we'll walk at daybreak/Trail of tears is winding on/Frightened soldier run no more."
034

4 comentarios:

velvetU dijo...

Fantástico disco éste de los Guadalcanal. Tienes un estupendo blog. Sigue adelante.

Salut.

Sr. J dijo...

¡Pues sí que es un gran disco, totalmente de acuerdo! Yo lo descubrí hace relativamente poco. Había oído hablar (poco) de Guadalcanal Diary, pero como el NRA me pilló siendo pre-púber y después no era nada fácil encontrar material suyo (hasta la llegada de esta bendita era de internet), pues no los había podido oir. Cuando por fin conseguí escuchar este disco, hará un par de años, me flipó. Para mi, de lo más original de su época.

Eso sí, a mi la canción que me encanta, más que las que citas, es "Why do the heathen rage".

Saludos!

Scott St. James dijo...

Gran tema también, Sr. J! A mi el NRA me cogió de lleno cuando empezaba a escuchar música en serio, al final de la EGB y en los primeros años del instituto. Tenía alrededor a mucha gente que continuamente me pasaban una música cojonuda, lo mismo escuchaba Scorpions que Smithereens que Godfathers o los Chesterfield Kings.

Anónimo dijo...

Este disco me ha hecho pasar muy buenos momentos. ¡No me canso de él ni queriendo! Buen blog, si señor ...