domingo, 30 de marzo de 2008

The Rolling Stones - Exile On Main Street


Celebrando las 2000 visitas, vamos con algo realmente especial...
Año 1972, Costa Azul, Francia. Los Stones, perseguidos por el fisco inglés y atosigados por un cuerpo especial de Scotland Yard, deciden trasladar su residencia al otro lado del canal, y de paso grabar un disco. Jagger, Watts, Wyman y los mejores Richards y Taylor se exilian en la Calle Principal.

El equipo de grabación móvil que los Stones poseían y con el que se han grabado entre otros discos "Physical Graffitti" y "Machine Head" (ahí es nada), fue instalado en el subterráneo y habitaciones de la villa francesa, que pronto se vió habitada por gorrones, fulanas, advenedizos, periodistas y por supuesto Spanish Tony, el catalán encargado de que no faltasen drogas. Y no faltaron. Claro que entre tanto personaje variopinto, también fueron yendo y viniendo tremendos músicos de viento, fantásticos coros y luminarias como Bobby Keys, Al Perkins, Nicky Hopkins, Ian Stewart, Merry Clayton o Billy Preston, personal que finalmente ayuda a los Stones a crear su cima artística. Keith, que ya había absorbido de Ry Cooder todo acerca del slide y las afinaciones abiertas en su anterior disco "Sticky Fingers", ahora tiene la suerte de contar como invitado a Gram Parsons, que le abre las puertas del country acabando la aventura en gemas como "Sweet Virginia". El consumo de heroina entre los "country brothers" estaba alcanzando cimas verdaderamente preocupantes.
La troupe emigró finalmente a rematar el disco a California, puesto que el desfile de freaks y varios sucesos entre la mafia marsellesa de la heroina (entraban por la puerta con maletines como el que va a vender peines), la policia y Keef complicó mucho las cosas y ya se veían con la ley encima de ellos. El disco se fue cocinando de manera accidental, relajada, con parones, con excesos, al ritmo cansino y torturado al que los Stones se iban acostumbrando, cada uno de los participantes dió lo mejor de si mismos, y fue cobrando vida propia hasta que acabó emanando una luz sobranatural después de pasar por las manos del productor Jimmy Miller, INCREIBLEMENTE hoy olvidado. No me cabe duda de que es el tio que los hizo grandes, y solo hay que escuchar lo que grabaron antes y después de su colaboración con los Stones para verlo ("Beggars banquet", "Let it bleed", "Sticky fingers", "Exile" y "Goats head soup"). Juraría que nadie supo entonces lo que habían logrado los Rolling Stones.
025

sábado, 29 de marzo de 2008

Re-Post: The Clash - The Clash

The Clash, La Furia. Siempre me gustó este disco. La primera grabación del grupo de Strummer y Jones está plagada de buenos temas, de gran contenido político en su mayoría, pero sin resultar indigestos y aburridos.

Mientras contemporáneos como Vice Squad ofrecían odio antisistema sin más, los Clash se esforzaron por construir canciones sin tener que renunciar a la furia y la rebeldía, y gracias a esto hoy podemos disfrutar de disparos certeros como "I´m so bored with the U.S.A." y "Career opportunities" o medios tiempos con deje jamaicano como "Police & Thieves", para mi gusto de lo mejor que grabaron.

La versión USA que incluye extras como la legendaria versión del "I fought the law" de Bobby Fuller, del cual ya estoy tardando en subir algo, por cierto.
024

April Stevens - Teach Me Tiger

Qué puedo decir de April Stevens! Mmmmmmmmm!!!
Mientras las divas de hoy en día prefieren rodearse de negros raperos en chándal en videopelículas de cochambrosa y estrafalaria coreografía, otras de antaño como la Stevens se bastaban por sí solas para noquear a la audiencia con sólo acercarse al micrófono y abrir la boca.

La tórrida April, nacida Carol Lo Tempio, alcanzó la fama con la canción "Deep purple", facturada en plan dueto con su hermano Nino que además inspiró el nombre a la famosísima banda del mismo nombre, pero antes había registrado para la posteridad la fantástica e increible "Teach me tiger". En su momento supuso un pequeño escándalo, debido a lo sugerente de la letra y sobre todo a la forma en la que estaba cantada.

Aparte de esta canción, podemos encontrar algún standard del jazz y otras grandes canciones, a la mayor gloria de una de las voces definitivas de los 60´s.
023

lunes, 24 de marzo de 2008

Speedy West And Jimmy Bryant - Stratosphere Boogie: The Flamming Guitars Of...


Os dejo mi última adquisición, que seguro hará las delicias de todos los seguidores de la música instrumental de guitarras. Delicious!!
Speedy West es para un servidor el ejecutante de pedal steel guitar por antonomasia. Normalmente acompañado por el fantástico guitarrista Jimmy Bryant, formaron una sólida asociación que se basó en el respeto y admiración que se profesaban el uno por el otro. Ya fuera como banda de acompañamiento de Ernie Ford, como dúo protagonista en grabaciones o como artistas de directo en miles de clubes, West y Bryant dejaron escrito el libro de estilo definitivo de cómo debían ejecutarse instrumentales galáctico-lounge, libando con sabiduría del jazz, del country, de la hawaian music y algo del rock and roll.

El señor West, subyugado por la forma de tocar de Joaquin Murphey, tardó poco en aprenderse sus secretos y darle otra vuelta de tuerca al instrumento. La guitarra de Jimmy Bryant, por su parte, produce unos sonidos puros y cristalinos, pero de una presencia inusual para la época, así como su vertiginoso estilo, porque ojo cuando se pone a tocar rápido, que al Yngwie ese le quisiera ver yo conectado a un ampli del pleistoceno sin distorsión ni nada.

En fin, fantástica música para escuchar, que con sólo ponerla de fondo en una barbacoa, eleva la comilona a verdadero acto social.
022

sábado, 15 de marzo de 2008

John Mayall And The Bluesbreakers - Bare Wires


Injustamente infravalorado, "Bare Wires" es un album personalísimo y fantástico. Un disco para escuchar sentado, atento de principio a fin.
Podemos encontrar algún retazo de apertura hacia el jazz, especialmente en la suite que da título al disco, unos arreglos para vientos acojonantes, muy buenas canciones y el concurso de la guitarra de Mick Taylor, que habia dejado a los Jagger, Richards y compañía pocas fechas antes. Un par de huevos, abandonar una banda como los Rolling Stones!!!

Para mi gusto, Mick es uno de los grandes, y en el momento en que grabó este L.P. tenía muy pocos competidores en su estilo de blues rock poderoso y elegante, con Clapton en caida libre y Peter Green perdiéndose un poquito ya. Incluso el GRANDIOSO Mike Bloomfield estaba pasando a circuitos impropios de su categoría, reduciendo su campo al área de San Francisco.

Y qué decir de John Mayall, pedazo de bluesman británico que ha entregado una colección de canciones de nivel estratosférico a lo largo de su carrera. Siempre supo rodearse de estupendos solístas y músicos, personas que quizás difuminaron su propia brillantez.
021

Mitch Ryder And The Detroit Wheels - Take A Ride


Llega el fin de semana y con él Mitch Ryder y sus Ruedas de Detroit.

La frescura del album de debut del combo de la Ciudad del Motor revive a un muerto y como además lo estuve escuchando ayer pues nada, aquí tenemos esta dosis de soul blanco y rhythm ´n´ blues, combinación perfecta para estar ocupado en divertirse y olvidarse de todo lo demás.

Del inicio vertiginoso con "Shake a tail feather" al hit "Jenny take a ride" pasando por la fantabulosa versión de las Supremes "Come see about me", el amigo Mitch Ryder se queda bien a gusto saldando sus deudas y clamando por su sitio en el Olimpo.
020

domingo, 9 de marzo de 2008

Queen - II


El segundo disco de Queen es también el mejor. Este "II" es quizás el único de la megabanda británica en el que las canciones tienen un punto de conceptualidad, hay una cierta unión entre ellas. Con el tiempo, Queen se harían especialistas en editar discos en el que cada canción iba a su bola, con intenciones y producciones bien diferentes. Otro punto a favor de esta grabación es que la la estrella es el guitarrista, Brian May, un sujeto que se mueve con total libertad y rockerío a lo largo de los cortes, antes de que un Freddy progresivamente descafeinado y los productores de los años 80 le limasen los colmillos.

Brian May fue un guitarrista estratosférico desde el principio y en este disco ya muestra todo su potencial al mundo, al igual que el señor Mercury, verdadera fuerza de la naturaleza. Un consejo: la vigorosa música rock de este disco hay que escucharla del tirón.

No puedo dejar de pregunarme como el mismo grupo que grabó esta obra magna o "A Day At The Races" editó una basura como "Hot Space", un disco repleto de porquería para jovenes ejecutivos de Manhattan.
019

B.S.O. Midnight Cowboy


En la historia de las bandas sonoras, "Cowboy de medianoche" es sin duda una de las más brillantes, teniendo en cuenta el impecable encaje entre imágenes y música, cálida compañera de viaje durante todo el metraje. ¿No os habéis dado cuenta de cómo se confunden fantasia y realidad, o con que acierto los anhelos más intimos de los protagonistas se tornan en verdaderos y palpables durante décimas de segundo tal es la magia de sus interpretaciones y diálogos?

En el score, tenemos el famosísimo tema central "Everybody´s talkin´" de Nilsson, algo de groove (fantásticos The Groop y Elepahants Memory) que suenan durante las escenas de las fiestas psicotrópicas de la jet neoyorkina, y por supuesto aquí está la exhuberante partitura que firmó John Barry, una música de un gran poder evocador, inmensa y elegante. El leitmotiv del protagonista, propiamente titulado "Midnight cowboy" no podría haber sido más acertado en su divina sencillez.

En fin, la música ideal para las ensoñaciones del entrañable raterillo Ratso Rizzo (enorme, enorme Dustin Hoffman) y el viaje a la realidad de su compañero por instinto Joe Buck, moldeado por una dura e implacable New York desde aspirante a gigoló de señoritas de alta alcurnia a chapero. Al final, tras la dura lección que le brinda la vida, acabará aceptando que su existencia esta condenada a simplemente tratar de vivir un dia más.

sábado, 8 de marzo de 2008

The Faces - Five Guys Walk Into A Bar


Si hay una edición box-set en el mundo que sea absolutamente imprescindible, es esta.
Veamos: no tiene añadidos superfluos, retrata con exactitud lo que fueron los Faces, el libreto es de una calidad MUY superior a la media, en estos discos canta Rod Stewart, Ron Wood toca como jamás volvió a hacerlo y el espíritu del enorme Ronnie Lane está presente en cada canción... estos tipos traen la felicidad y la diversión con ellos.

Hay registrados momentos memorables, como ensayos o shows en vivo, o canciones ya editadas en sus respectivos L.P.´s, y alguna que otra pieza llena de magia, como "I came looking for you", una especie de improvisación grabada en una habitación del hotel Marie Antoniette de New Orleans, emocionante mano a mano entre Ronnie e Ian McLagan a las tantas de la madrugada. En fin, un compendio de rock and roll que hace verdadera justicia a sus ejecutantes, y que HAY QUE TENER EN PROPIEDAD ORIGINAL. Particularmente emotiva la nota que dedica Ian al tristemente desaparecido Mr. Lane.

Os dejo con unas palabras de Slash a proposito de The Faces:
"As far as I recall, there was not one glam, punk, or even heavy metal band in the 80´s that wasn´t influienced by the Faces´look and/or sound, not to mention their party attitude. The Faces had a unique style of songwriting, great hooks, great melodies, and, of course, Rod Stewart´s inimitable vocals. They were Britain´s ultimate good-time R&R band, not to mention R&R´s first hair band! Trust me, we all wanted to be The Faces"

13th Floor Elevators - The Psychedelic Sounds Of...


Los autores del inmortal "You are gonna miss me" incluido en este su album de debut, fueron la primera banda de rock en utilizar el término "psicodélico" para describir su sonido.

Los Elevators de Roky Erickson ofrecian un garaje psycho de alto voltaje, una música densa pero fluida, a veces dura, proveniente del centro mismo de sus mentes, parafraseando a los Amboy Dukes de The Nuge. No puedes escucharlos sin tener la sensación de que suenan frescos como una lechuga, y es innegable la influencia que han tenido sobre grupos como The Cramps. Me apuesto el cuello a que Lux Interior tiene la colección de singles de nuestros amigos bajo siete llaves.

Uno de los mejores grupos de su Texas natal, lo cual ya es decir mucho.

viernes, 7 de marzo de 2008

W.A.S.P. - The Last Command


W.A.S.P. (We Are Sexual Perverts) son todo lo que le puedes pedir a un combo de su clase y estilo: que sean contundentes, que no hagan concesiones, que no "evolucionen" y que arrasen en un escenario. Todo esto lo cumplen a rajatabla, pero hay algo que marca la diferencia: huelen a libertad y rebeldía más que ningún otro compañero del ramo.

Sus letras estan plagadas de referencias a estas cuestiones y la propia música transmite un ansia de salirse del redil tal que podría tocarse con las manos. "Wild Child" es el vivo ejemplo de lo que digo. Si esta canción no te pone las pilas, es que estas muerto, amigo.

El carismático e inteligentísimo Blackie Lawless consiguió hacer de W.A.S.P. una perfecta máquina aniquiladora sin dejar de ofrecer destellos de clase al versionear grupos como The Who, Stones o Humble Pie. Hasta le he visto con una camiseta de The Kinks!!!! Incluso se acaba obviando la ceporrez de los solos de Chris Holmes a lo cocaine-styled guitar ante tamaña demostración de poder. De hecho W.A.S.P. no serian lo mismo sin él.

J. J. Cale - Act Naturally


Otro que nunca ha ofrecido basura. Este tipo pertenece a una raza ya extinta, el músico de raices americano que antes de sacar una porqueria prefiere colgarse de una soga en cualquier granero. Vamos, un tipo con escrúpulos y verguenza, viviendo su vida semi-escondido en mitad de los U.S.A.. Esta claro, "actúa con naturalidad!"

J. J. Cale, el maestro de la guitarra pellizcada y la voz arrastrada, exhibió en "Act naturally" un compendio de sus virtudes sin mostrar ninguno de sus defectos. El efecto balsámico de estas canciones es de agradecer, es ese tipo de disco del que no puedes levantar la aguja hasta que no suena la nota final y que se convierte en un fiel compañero de viaje por los recodos y vicisitudes que la vida te hace recorrer. Si, también me gusta la portada del simpático mapache! Menudo debut.

Hay que ver lo bien que suena esta banda, señorias, definitivamente los tipos perfectos para desatar la magia y conseguir esta música natural y líquida. Piezas del calibre de "Call me the breeze", "Magnolia" o "After midnight" justificarian por si solas la invasión de Polonia. J.J. Cale über alles!!!!

David Crosby - If I Could Only Remember My Name


Fiel a mi política de "solo discos buenos en el blog", aquí va uno de ellos: la dosis perfecta de talento, inspiración, improvisación y generosidad, el producto de una época dorada para la música. David Crosby, ex de luminarias como The Byrds o Crosby, Stills, Nash & Young, tenía una increíble facilidad para escribir canciones redondas, y su sentido de la melodía es realmente envidiable. El tío es tan bueno que flipo con el tiempo que he tardado en descubrir su legado.

Esta música te atrapa, cuanto más escuchas este álbum más se convierten en parte de tí. Auténtica tradición folk-rock americana a toda máquina, el señor Crosby nos conduce a través de su particular ferrocarril por una serie de estampas vívidas, translúcidas, a través del arte de componer música, donde cada engranaje de la máquina funciona a la perfección. Aquí no se atisba ni un átomo de autocomplacencia, sólo la más completa entrega al tipo que escucha.

No hace falta hablar de los super-invitados en este álbum, como Jerry Garcia, Neil Young o Grace Slick, ofreciendo lo mejor de si mismos, solo escuchar... escuchar y encontrarse con uno mismo y con una de las mentes más interesantes de la historia de la Música. Cada una de las notas de este disco es pura gloria, creedme.